miguel clemente, presidente de la Asociación de Vecinos Afectados por la Movida, de Oviedo
Miguel Clemente. DIEGO CRESPO

Acaban de terminar las fiestas de San Mateo y, mientras los ovetenses aún se están recuperando de la resaca, los vecinos del casco antiguo disfrutan de unos días de tranquilidad. Pero sólo hasta el fin de semana, cuando la movida llegue de nuevo a las calles de esta zona. El presidente de la asociación de vecinos Afectados por la Movida, Miguel Clemente, sabe mejor que nadie lo que es no dormir por culpa del ruido.


¿Han sufrido muchos durante estas fiestas?
La verdad es que el fin de semana pasado me fui con mi familia de monte para no estar en SanMateo. Lo que sí es cierto es que hemos recibido mensajes de otros vecinos, como los del Parque de Invierno, para que les asesoremos sobre lo que pueden hacer con el ruido.


Parece ser que en San Lázaro se va a reducir el número de conciertos.
Todo lo que se haga en beneficio del descanso me parece fabuloso, otra cosa es lo que va a ocurrir en la realidad. Podían tomar una medida parecida en la Catedral.


Por lo menos se modificó el horario de música en los chiringuitos.
Sí, pero nosotros ya le dijimos al Ayuntamiento que las fiestas no tienen por qué celebrarse en el casco antiguo, son para disfrutarlas todos y deberían hacerse donde menos se moleste a los vecinos. Deberían ir rotando, porque en Oviedo hay barrios grandísimos que las podrían acoger.


¿Se respetó el horario fijado para la música?

Al parecer, sí, pero tenemos que reunirnos para hacer balance de San Mateo. De todas formas, siempre dijimos que lo mejor es que sea el Ayuntamiento quien ponga la música para todos los chiringuitos y así podría controlar los decibelios.