Soldados muertos Afganistán
Fotografías de archivo de los soldados Germán Pérez Burgos y Estalyn Mera Vera. EFE

Germán Pérez Burgos, uno de los militares españoles fallecidos en Afganistán, hacía sólo un año que había sido padre e iba a finalizar su misión en Afganistán en noviembre.

Su compañero Estalyn Mera Vera, natural de la ciudad ecuatoriana de Guayaquil, tenía la nacionalidad española desde 2005. Tenían 33 y 20 años, respectivamente.

Germán nació en la localidad pacense de Alange, aunque vivía en Sevilla y, al dolor de su familia, se une también el de todo un pueblo.

No en vano, su abuelo había sido el médico de la localidad, lo que hacía que todo el pueblo conociera a la familia de cerca.

Y eso a pesar de que, al poco de nacer, Germán partió de su Extremadura natal junto con sus padre para ir a vivir a Sevilla.

Las cenizas de Germán se repartirán entre Sevilla y Alange

Estalyn, por su parte, residía en Madrid.

Pertenecía a la I Bandera Paracaidista, con base en Paracuellos del Jarama (Madrid), y había ingresado en ese cuerpo en el año 2006.

Es el quinto soldado de origen latinoamericano que fallece en una misión de las Fuerzas Armadas en el extranjero.

Sus restos llegarán este martes

Los restos mortales de ambos llegarán este martes a última hora a España, de donde el lunes ya partió un avión de las Fuerza Aérea para repatriarlos.

Tras la autopsia, se celebrará un funeral de Estado en Paracuellos, en el cuartel de la Brigada Paracaidista.

El cadáver de Germán partirá el miércoles hacia Sevilla y será incinerado al día siguiente. Por deseo expreso de su viuda, sus cenizas se repartirán entre Sevilla y Alange. Fernando Yruela, el suegro de uno de los dos soldados muertos en Afganistán, Germán Pérez Burgos, recibe el pésame de Marín Bello, jefe del Estado Mayor de la Fuerza Terrestre.

Su suegro, Fernando Yruela (que en la foto abraza al jefe del Estado Mayor de la Fuerza Terrestre en Sevilla), señaló que Germán era "un gran amigo y un soldado vocacional" y explicó a los periodistas que también era un gran deportista.

Germán Pérez con anterioridad participó en una misión en Bosnia, tras la cual dejó temporalmente el Ejército, al que volvió a ingresar a principios de este año, algo que, según su suegro, "le hacía muy feliz".

Un pueblo volcado

El alcalde de Alange, Juan Pulido Gil, asegura que la muerte del soldado ha caído "como un jarro de agua fría porque, la verdad, era una familia muy querida y muy conocida. Al principio había dudas pero, al final, el pueblo está muy dolido y muy consternado por estos hechos".

La familia está hecha polvo, está rota

De la familia señaló Pulido Gil que "está hecha polvo, está rota. Tiene mucho apoyo y cariño, pero es muy difícil que pueda entender y comprender el caso. Se está haciendo ahora a la idea".

Además, informó de que el Ayuntamiento celebrará una sesión plenaria en la que se debatirá declarar unos días de luto oficial y la posibilidad de distinguirle de alguna forma.

 

Encuesta

¿Deben seguir nuestras tropas destinadas en el extranjero?

Sí, de hecho deberíamos tener mayor presencia en estas misiones.
15,1 % (886 votos)
Sí, pero no deberíamos enviar a más tropas.
5,52 % (324 votos)
Sí, pero en lugares menos peligrosos.
3,34 % (196 votos)
No lo sé.
2,9 % (170 votos)
No, deberíamos traer a todas las tropas a casa.
26,62 % (1562 votos)
No, al menos en Afganistán o Líbano.
3,31 % (194 votos)
Mientras no estemos en Irak, lo demás da igual.
21,42 % (1257 votos)
Es una lástima que pasen estas cosas, pero es su trabajo.
21,78 % (1278 votos)