Tú me das la licencia para construir y yo te dejo la casa 320.000 dólares más barata. Ese podría haber sido el trato alcanzado entre el constructor de la casa de Ehud Olmert y el actual primer ministro israelí, entonces ministro de Industria y Comercio.

Así, el fiscal general del Estado israelí, Menajem Mazuz, ha ordenado abrir una nueva investigación penal contra el primer ministro por un presunto delito de cohecho por la compra de la vivienda del primer ministro, situada en la calle Cremieux de Jerusalén.

El primer ministro desmiente los cargos

La Oficina del Primer Ministro difundió un comunicado en el que expresa su convencimiento de "que la compra de la vivienda en la calle Cremieux se realizó de forma transparente".

 

Esta investigación sobra. Lamentamos la decisión de abrirla

"Esta investigación sobra. Lamentamos la decisión de abrirla", refiere la nota de prensa, en la que se aclara que el primer ministro colaborará con la investigación para esclarecer los hechos.

 

Otros casos pendientes

El caso de la vivienda de la calle Cremieux es el tercero de una serie de expedientes por los que Olmert está siendo investigado de su época como ministro de Industria y Comercio.

También es sospechoso de la supuesta asignación de subvenciones públicas desproporcionadas a una compañía representada por un amigo y ex socio, y de nombramientos políticos en la Dirección de Empresas Pequeñas.

Pende asimismo sobre Olmert otra investigación de su época como ministro en funciones de Finanzas, en 2005, cuando el Estado vendió su parte en uno de los principales bancos de Israel, el Leumí.