Monasterio
Vista del monasterio viejo. AGENCIAS

27.500 metros cuadrados, 16.000 construidos, 2.000 urbanizados y 9.500 metros de superficie ajardinada. Estas son las dimensiones del Monasterio nuevo de San Juan de la Peña, inaugurado en las últimas horas y en el que el Gobierno de Aragón ha invertido más de 25 millones de euros para su rehabilitación. El Monasterio cuenta con 4 estancias, dos centros de interpretación, una galería claustral y una hospedería y zona de servicios.

El Monasterio nuevo permite disfrutar de numerosos servicios y de la naturaleza, respetando el medio ambiente

Uno de los centros de Interpretación lleva por nombre Reino de Aragón y se ubica en la iglesia. En él se explicará de forma rigurosa y amena la génesis del Reino de Aragón y la creación de la Corona de Aragón.

El segundo centro de interpretación está dedicado al Monasterio como tal. Se trata de un espacio que permite conocer, bajo un suelo de vidrio transitable, restos arqueológicos que permiten explicar e interpretar la compleja organización de este monasterio de gran importancia histórica y monumental.

Ambos centros de interpretación están explotados por la Gestora turística de San Juan de la Peña. La galería claustral albergará un espacio expositivo destinado, principalmente, al arte contemporáneo.

La cuarta estancia acoge los servicios comunes y la hospedería de 4 estrellas. Cuenta con 25 habitaciones dobles, cuatro tipo dúplex, y una de ellas, adaptada a personas con discapacidad. Además dispone de aparcamiento, cafetería, restaurante, salón social, salón de de usos múltiples, un pequeño spa, camas subacuáticas, sauna, baño turco y numerosos aparatos de gimnasia.
La hospedería está gestionada por la empresa jaquesa Inturmark y está integrada en la Red de Hospederías de Aragón.

Este verano ha llegado a recibir 1.500 visitas en un solo día

Reclamo turístico

Desde la puesta en funcionamiento de los nuevos servicios del Monasterio Nuevo de San Juan de la Peña, el conjunto monumental ha registrado un incremento mensual de 5.000 visitantes, que tiene una afluencia cercana a las 200.000 personas al año.


Un Monasterio del siglo XVII
El Monasterio viejo es conocido fundamentalmente por albergar el que fuera el monasterio aragonés más importante en la Alta Edad Media y primer panteón real de Aragón, el Monte de San Juan de la Peña constituye uno de los más destacados ecosistemas aragoneses de media montaña. En 1920 se convirtió en el tercer Espacio Natural Protegido del Estado.

A finales del siglo XVII, un incendio asola el monasterio. Duró tres días y ardieron numerosas dependencias; ante este suceso, más el ambiente sombrío, los problemas de humedad y abundantes desprendimientos, se toma la decisión de construir el Monasterio nuevo.

Es un conjunto barroco y contaba con claustros, cámara abacial con sus oficinas, 19 cuartos para monjes, la habitación de dorados y ministros, el archivo, el refectorio con la cocina, la enfermería, los cuartos de hospedería, los graneros y bodegas y la librería. Había también unos jardines para el uso de los monjes, una hostelería, un hospital para pobres y peregrinos, así como caballerizas, pajares y leñeros.

Ahora este espacio ha sido transformado dando lugar a lo dicho anteriormente, dos centros de interpretación, una galería claustral y una hospedería.

CONSULTE AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE HUESCA