Dalia Grybauskaite
La Comisaria europea de Programación Financiera y Presupuestos, Dalia Grybauskaite, durante la presentación del informe de 2006. Olivier Hoslet / EFE

Francia fue el país que más dinero obtuvo en 2006 de las arcas comunitarias, con lo que desbancó a España, que había sido el primer receptor de fondos europeos los tres ejercicios anteriores.

Según el informe financiero sobre el presupuesto (en inglés) de la UE de 2006, este cambio se debió al menor volumen de fondos estructurales asignados a España, aunque siguió siendo el principal destinatario de esta política.

Los diez nuevos Estados miembros fueron el destino del 11,8% del dinero

En cuanto a la distribución del dinero por países, Francia recibió 13.496,2 millones de euros (equivalentes al 13,9% de los fondos), y a continuación se situó España, con 12.883 millones (el 13,2%). Alemania obtuvo 12.242,4 millones (el 12,6% del total); Italia, 10.922,3 millones (11,2%), y Reino Unido, 8.294,2 millones (8,5%). En total, los cinco países más grandes de la Unión recibieron casi el 60% de los fondos comunitarios.

Los diez nuevos Estados miembros fueron el destino del 11,8% del dinero y Polonia fue el más beneficiado, con el 5,4% del presupuesto de toda la Unión.

Dónde se dedicaron los fondos

En cuanto a las áreas de gasto, la agricultura volvió a ser en 2006 la más importante, con el 41% del presupuesto (50.191 millones de euros en compromisos de pago), seguida de la política estructural (con el 37%, equivalente a 44.555 millones).

Por último, en lo que se refiere a la aportación de los Estados miembros a las arcas comunitarias, el informe muestra que Alemania siguió siendo el año pasado el primer contribuyente (pues aportó el 20,1% de los fondos), seguido de Francia (con el 17,6%), Italia (13,7%), Reino Unido (11,3%, una vez descontado el llamado "cheque británico") y España (9,9%).