La Consejería de Obras Públicas de la Junta ha suspendido el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de Castilleja del Campo por contener diversas "deficiencias" y por no adaptar las previsiones de crecimiento a las disposiciones de la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA).

La Comisión de Ordenación del Territorio expone que la superficie de suelo clasificada para el desarrollo urbanístico del municipio a medio plazo "no es acorde con la descripción de las necesidades del mismo y su caracterización a nivel supramunicipal".

En una memoria adjunta al PGOU -aprobado el 28 de abril de 2004-, el Ayuntamiento de la localidad establece que en los últimos años el crecimiento de población no ha llegado al 2% y que hay una tendencia a la disminución de la población en el municipio. Frente a estos datos, Obras Públicas subraya que el desarrollo de los suelos clasificados del PGOU presentado supone un incremento de población del 312%.

Además, a pesar de que en el análisis de las actividades económicas del municipio establece que el sector industrial tiene escasa significación, la extensión de superficie industrial clasificada supone un 241% de la existente, lo que "en principio es excesiva", según la Junta.

Por otra parte, el nuevo PGOU de Castilleja del Campo señala que la superficie del suelo clasificado como urbanizable sectorizado supone un 183% del suelo urbano existente, con independencia del suelo urbanizable no sectorizado, cuya extensión no se determina en el Plan. Del mismo modo, la Junta explica que un modelo territorial supone la consolidación como núcleo urbano del asentamiento de La Cartuja, algo que "no se ajusta al modelo de ciudad compacta".

Crecimiento alrededor de la A-472

Igualmente, el documento urbanístico propone un crecimiento este-oeste a ambos lados de la carretera A-472, cuando el crecimiento histórico del municipio se ha dado en sentido norte-sur de la carretera SE-636 a Carrión de los Céspedes. Para Obras Públicas, este crecimiento "no garantiza la correcta funcionalidad" de la A-472.

Por último, la Junta asegura que el nuevo PGOU "no garantiza la viabilidad de prestación de los servicios urbanísticos básicos" a las zonas de nuevo crecimiento.