Una mujer de Sevilla, de 60 años, ha presentado una reclamación judicial de 120.000 euros por dos infartos que afirma haber sufrido a consecuencia del consumo de un producto contra la artrosis, ya retirado del mercado en España y Estados Unidos.

La denunciante ha tenido que dejar su trabajo tras sufrir los infartos y otras dos anginas de pecho, así como mareos, intranquilidad, insomnio y pérdida de memoria, según su abogado, Fernando Osuna.

La demanda atribuye las molestias a un antiinflamatorio llamado Vioxx (del laboratorio Merck), que estuvo consumiendo durante año y medio para tratar los síntomas de la artrosis.

El producto se autorizó en España para su comercialización en 1999 pero el prospecto no informaba de la posibilidad de aparición de patologías cardiovasculares en personas sin antecedentes y previamente sanas, como su cliente, según el abogado.

Abril de 2001

La mujer sufrió un infarto agudo de miocardio en abril de 2001, al año de estar consumiendo el producto. El día 3 del mismo mes tuvo una recaída y el 28 de junio un episodio de "angor pectoris", sostiene en su demanda.

El producto fue retirado del mercado norteamericano en 2001 y poco después del español, donde el consumo del Vioxx ha causado infartos a más de 700 personas, según datos de Osuna.