El principal imputado del caso Gescartera, Antonio Camacho, ha afirmado este lunes que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) conocía, desde 1992, dónde estaban los fondos de los clientes de la agencia de valores (intervenida en 2001) a través de un informe que hizo la Agencia Tributaria.

Camacho buscó una financiación desde EE UU para salvar las pérdidas de los clientes

Camacho ha contestado así a las preguntas del fiscal Vicente González Mota durante la tercera sesión del juicio oral que se desarrolla en la Audiencia Nacional, donde ha revelado que buscó, poco antes de la intervención, una financiación desde Estados Unidos para salvar las pérdidas de los clientes que están valoradas, en el sumario, por más de 50 millones de euros.

El principal imputado de Gescartera, para quien el fiscal pide 11 años de cárcel por apropiación indebida y falsedad, incluso ha llegado a indicar que la CNMV, a través de su jefe de supervisión (Ramiro Martínez Pardo del Valle), le recomendó que contratara a José María Ruiz de la Serna y a Salvador Alcaraz para solucionar los problemas de información y gestión que surgieron en su día.

Además, el tribunal del caso ha rechazado la imputación de varios altos cargos de la CNMV y del Gobierno en 2001 por "delitos de estafa o de fraude", tal y como pedían ante la Audiencia Nacional casi la mitad de las acusaciones populares y particulares personadas en el caso Gescartera.