Los 17 delegados del Comité de Empresa de Puleva Food, de CCOO y UGT, mantienen un encierro en las dependencias de la dirección general de la compañía en Granada para exigir mejoras laborales y el desbloqueo de las negociaciones del convenio colectivo, paralizadas desde principio de año.

Según ha explicado el responsable de la Federación Agroalimentaria de UGT, Antonio Moreno, desde que a principios de año comenzaran las negociaciones del convenio colectivo entre trabajadores y empresa, "no se ha producido ningún acuerdo" en las reivindicaciones que plantean los trabajadores.

Estos piden una subida salarial del 4% frente al 2% que plantea la empresa, 22 días laborales de vacaciones en lugar de 30 naturales, y que se hagan turnos con una periodicidad de un mes, -"en lugar de hacer turnos distintos cada día, como ocurre ahora", asegura Moreno-.

Igualmente, piden un incremento salarial de 200 euros que permita equiparar su sueldo con el de otros trabajadores de otras empresas del mismo ámbito.

Vida familiar y laboral

Además, solicitan que los administrativos puedan descansar dos tardes a la semana para conciliar la vida familiar con la laboral, una reivindicación especialmente demandada por las madres trabajadoras y a la que la empresa se opone en rotundo.

Los trabajadores tienen previsto mantener su encierro durante todo el día y, de no obtener respuesta de la empresa, convocarán una huelga ante el Sistema Extrajudicial de Resoluciones de Conflictos Laborales de Andalucía (SERCLA) en Granada, que comenzaría el día 5 de octubre.

Igualmente, tienen previsto concentrarse mañana frente a las puertas de la empresa.