La argentina Lorena del Colle Amestoy desapareció el 15 de octubre de 2002, cuando tenía tan sólo 12 años, y desde entonces no se han escatimado esfuerzos para encontrarla. Sin embargo, ella no se consideraba desaparecida.

Lorena reconoció la imagen que había impresionada en los cartones de leche: era ella hace cinco años. Entonces llamó por teléfono al número que aparecía para informar de que se encontraba bien y pedir que retiraran su fotografía, según publica el diario Los Andes.

"Estoy enamorada" reconoce Lorena

Fue hallada el pasado viernes en una casa situada en la provincia de Buenos Aires junto a su presunto secuestrador, Daniel Suárez, de 41 años y padre de dos hijos que son también los dos hijos de Lorena.

Poco antes de que los efectivos policiales la localizaran, ella había telefoneado a sus padres, después de años de silencio, para decirles que se reencontrarían cuando cumpliera 21 años (alcanzada la mayoría de edad en el país sudamericano) y para pedirles su DNI, con el fin de inscribir en el Registro a sus hijos.

Secuestrador y secuestrada mantienen una relación desde que la joven tenía 13 años. Ella afirma estar "enamorada" del que es padre de sus dos hijos y que, según apuntan varios medios locales, era también amigo de la familia.