Tapa
Coca de sardina y queso, tapa ganadora en 2006.
Recorrer los bares, cafeterías y restaurantes de Elche estos días se ha convertido en un gozo para los sentidos, en especial para el gusto y la vista, gracias a la II edición del Concurso de Tapas que se prolongará hasta el 15 de octubre. En esta ocasión, participan 26 comercios, 3 más que el año pasado, y el número de tapas a concurso asciende a 46.

Para no perderse ni una sola, se han distribuido 4.000 folletos con las fotografías de las tapas y las direcciones de los establecimientos. Además, en su reverso incluyen un mapa donde ubicar los locales, si bien es verdad que éste resulta incompleto al dejar fuera de sus límites los comercios de Altabix, Sector 5º y el Campo.

La iniciativa busca impulsar la cultura del tapeo entre los ilicitanos, razón por la cual las tapas no exceden de 1,5 euros

La iniciativa, promovida por la Asociación de Empresas Turísticas de Elche y la Asociación de Comerciantes de Elche, busca impulsar la cultura del tapeo entre los ilicitanos, razón por la cual las tapas no exceden de 1,5 euros.

20minutos.es ha recorrido todos los establecimientos participantes y en sucesivas entregas mostrará las peculiaridades, ingredientes y opinión de las tapas presentadas.

El Granaíno

El recorrido de este singular concurso comienza en El Granaíno, mesón ganador del primer premio en la edición precedente. En aquella ocasión, su coca de sardinas y queso -disponible en carta actualmente- se alzó con el galardón.

Taberna rústica de estilo andaluz, combina el azulejo y la madera en una sala que destaca por su amplia barra, ideal para el tapeo, donde los comensales congregados quedan delimitados por una hilera de jamones ibéricos y un botellero repleto de vino.

La originalidad y delicadeza de los platos preparados en este mesón de la calle José María Buck, se deben a la maestría al frente de los fogones de Odón Martínez, representante de la tercera generación de la saga familiar que regenta este local. Sin renunciar a las reminiscencias andaluzas y autóctonas que aderezan su cocina, Odón ha preparado para esta edición dos tapas excelentes.
Mención especial merece el salmorejo con quisquillas. En pocos lugares puede encontrarse un salmorejo con una textura tan bien lograda

Mención especial merece el salmorejo con quisquillas. En pocos lugares puede encontrarse un salmorejo con una textura tan bien lograda, ya que, aunque se percibe levemente cada ingrediente, éstos quedan integrados en un conjunto superior. A esto hay que sumar la calidad de las quisquillas, del aceite y de las virutas de jamón empleadas, así como el toque de cebollino.

Su otra invención para el evento juega con dos extremos de un mismo producto. Su dúo de texturas de bacalao es una auténtica delicia donde combina a la perfección un crujiente y una brandada de bacalao.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ELCHE.