Decía Miguel Hernández en uno de sus poemas que "la mano es la herramienta del alma", pero lo cierto es que pocas personas les prestan la atención que merecen. Aprender a hacer la manicura en casa es sencillo. Eso sí, hace falta –como en cualquier tratamiento– ser constante.

Perfecta en 7 pasos

1.- Retira el esmalte de las uñas con un algodón empapado en quitaesmalte. Procura que el producto no contenga acetona. Retira el algodón arrastrando el esmalte hasta que no queden restos.

2.- Lávate las manos y sécalas bien para que se impregnen los productos que aplicaremos a continuación. Asegúrate de que, antes de pasar a cada tratamiento, el anterior ya ha secado completamente.

3.- Límate las uñas. No uses limas de metal, porque dañan las capas de queratina. Son mejores las de cartón, madera o cristal. Se pueden lavar con un cepillo de dientes y reutilizar. Se lima dando la forma más adecuada a cada tipo de uña. Es recomendable suavizar el borde, limando de arriba a abajo y de abajo a arriba para evitar que se descamen.

4.- Aplica crema específica para las cutículas y déjala actuar unos minutos. A continuación, empuja la cutícula hacia dentro con un palito de naranjo dando forma a la uña y sacando los padrastros. Luego sumerge los dedos en agua tibia para eliminar el producto. Nunca deben cortarse las cutículas porque crecen más fuertes.

5.- Masajea las uñas con un producto revitalizador-fortalecedor. Aportará los elementos nutritivos, proteínas, vitaminas y minerales básicos para favorecer el crecimiento sano de las uñas. Realiza el masaje hasta que el producto se haya absorbido completamente. Deja secar y repite la operación dos o tres veces; así se adquiere resistencia y elasticidad.

6.-Extiende una capa de endurecedor natural sin formol. Ayuda a prevenir y aumentar la resistencia al agrietamiento, la fractura y el laminado, dejando las uñas fuertes y brillantes. Si utilizas el endurecedor como base para el esmalte, usa una capa. Si lo usas solo, dos.

7.- Esmalta con tres pinceladas. Primero, una en el centro y luego a ambos lados desde la base hasta la punta. Para obtener un buen resultado, aplica primero una capa fina, y luego otra dejando tiempo para que la primera se seque. La elección del color de la laca debe tener en cuenta, además del gusto personal, el tono de la barra de labios, el colorete y la ropa.

Marca tu propio estilo

Existen muchas posibilidades para dar vida a tus uñas. Para lucir una manicura francesa perfecta, por ejemplo, empieza por aplicar una base y déjala secar. A continuación, aplica esmalte blanco siguiendo el borde de la uña. Espera unos minutos y aplica una base incolora o una capa de endurecedor para dar brillo. Si resulta difícil seguir una pincelada correcta en el borde libre, utiliza una plantilla. Se pueden conseguir en perfumerías. Una opción más atrevida es adornar cada dedo con un pequeño dibujo y decorarlo después con brillantes. Lo último para tus pies.

LOS MEJORES ALIADOS

Kit de manicura .- Un elemento imprescindible para llevar siempre en la maleta. The Body Shop. 19,95 €

Crema.- Ayuda al crecimiento de las uñas y fortalece las cutículas. Sally Hansen. 12,50 €

Cutículas.- Tratamiento intensivo de cutículas en 3 pasos. Sally Hansen. 6,95 €

Uñas francesas.- Finas en la base y resistentes en la punta. Euros Kiss. 13,95 €

Esmalte.- Variado surtido de colores irisados con destellos. Maybelline. 5,99 1€