Los vecinos de la barriada Los Príncipes viven desde hace algunos años atemorizados.

Pandillas de chavales entre 15 y 17 años actúan cada cierto tiempo, de madrugada, y dejan a su paso un reguero de alarmas de vehículos activadas, neumáticos pinchados, espejos retrovisores rotos...

Una de sus últimas «fechorías» ocurrió la semana pasada. «Esta vez ha sido la peor, más de 17 vehículos afectados», explican a 20 minutos vecinos que no han querido dar su nombre por miedo a posibles represalias. Incluso volcaron un coche para conductor sin carné.

Problemas de años

«Los problemas no son de ahora», afirma otro. Llevan años sufriendo esta situación. «Y en invierno hacen fogatas en el parque y cuando ya están hartos recorren el barrio», añade. «Ahora nos llevaremos 15 días tranquilos; luego, otra vez», aseguran.

Aunque se han tomado medidas, como quitar los bancos de algunas zonas, para evitar que los jóvenes se concentraran en algún punto, «de nada han servido».

Hay quienes han vendido su piso, pero hay otros que quieren y no pueden. «Tal y como están hoy día las hipotecas, yo no llego», comenta una vecina.

«LA POLICÍA ES QUE NO APARECE»

Cada vez que ha ocurrido algún acto de este tipo los vecinos han avisado a la Policía. El problema, afirman, es que «no aparece». 20 minutos se ha puesto en contacto con Policía Local y Policía Nacional, pero ambos cuerpos aseguran que no les constan denuncias.

Los vecinos recuerdan que hace algunos años escribieron cartas al Distrito y recogieron firmas para pedir «seguridad», pero «de nada sirvió».