El ministro de Defensa británico, Michael Fallon, ha pedido disculpas este jueves a su homólogo español en funciones, Pedro Morenés, por el incidente sufrido por el submarino nuclear de la Armada Real Británica 'HMS Ambush' en aguas internacionales que rodean Gibraltar, según fuentes del Ministerio de Defensa español.

El submarino nuclear británico colisionó este miércoles con un buque mercante en aguas internacionales próximas al Peñón durante unos ejercicios de entrenamiento. Según la información que Reino Unido ha trasladado a las autoridades de Gibraltar, los daños que sufrió el 'HMS Ambush' son únicamente externos y el reactor nuclear no se ha visto afectado.

Un incidente tras el cual el Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación ha reclamado explicaciones a las autoridades de Reino Unido. "Estamos a la espera de que nos cuenten qué es lo que ha ocurrido y por qué. Estamos haciendo gestiones con los representantes diplomáticos de Reino Unido en Madrid y cuando tengamos información, la daremos", ha dicho el ministro en declaraciones a los medios de comunicación en la sede del Ministerio.

Margallo ha defendido la actuación de su departamento: "El Gobierno español ha hecho lo que tiene que hacer, que es llamar inmediatamente a los representantes diplomáticos de Reino Unido, y tomaremos las medidas que haya que tomar cuando sepamos qué es lo que ha pasado". En este sentido, ha subrayado que es "norma" de Exteriores "no disparar antes de apuntar", por lo que primero hay que "procurar saber lo que ha pasado".

El impacto, según el Ministerio de Defensa británico, provocó algún daño externo en el sumergible, pero al parecer no afectó a la planta nuclear. El buque mercante, por su parte, tampoco presenta daños materiales y no se produjeron heridos en ninguna de las tripulaciones. La colisión se produjo sobre las 13.30 horas cuando el submarino británico se encontraba sumergido y estaba realizando un ejercicio de entrenamiento. Las autoridades británicas han abierto una investigación de manera inmediata para determinar las circunstancias de la colisión.

Exigen un análisis radiológico "urgente"

Por su parte, la organización ecologista Verdemar-Ecologistas en Acción ha exigido a las autoridades españolas que el Consejo de Seguridad Nacional se desplace "inmediatamente" a la Bahía de Algeciras (Cádiz) para hacer un análisis radiológico de la zona.

El portavoz del colectivo ecologista en el Campo de Gibraltar, Antonio Muñoz, ha cuestionado "qué clase de seguridad" tienen las autoridades británicas, máxime teniendo en cuenta que "los submarinos están obligados a ir por encima del agua en una zona como el Estrecho", donde existe mucho tráfico marítimo y "no pueden emerger de la nada". Así, ha mostrado su indignación porque "se saltan la normativa a la torera".

Los ecologistas reclaman un análisis radiológico de la zona, pues "la radiactividad no se ve como los hidrocarburos" y "desconfían" de la información que ha trasladado Gibraltar relativa a que el 'HMS Ambush' no tiene afectada la planta nuclear tras la colisión.

Verdemar lleva años alertando de los peligros de los submarinos nucleares

Por ello, piden que el Consejo de Seguridad Nuclear se desplace al lugar con medidores Geiger y realicen un informe radiológico a fin de determinar si hay "contaminación radioactiva".

Asimismo, Verdemar ha reivindicado que "se lleven inmediatamente de la zona el submarino", que según el Ministerio de Defensa británico ha sido remolcado al puerto de Gibraltar para ser sometido a controles.

En ese sentido, Antonio Muñoz ha recordado que Gibraltar es un puerto catalogado como Z, es decir, que los submarinos nucleares "pueden atracar en ellos para descanso de la tripulación o que sean visitados por el público", pero "jamás para mantenimiento y reparaciones de estos sumergibles, existiendo incluso la prohibición de entrada en un puerto Z de submarinos de propulsión nuclear dañados o averiados".

Ha explicado que los submarinos nucleares sólo pueden someterse a reparaciones o sustituir su combustible en los puertos catalogados como X, como es el caso de Devenport, en Playmouth.

El portavoz ecologista ha llamado la atención sobre el "enorme riesgo que supone para la población" que el submarino se pueda reparar en el Peñón, pues "como puerto Z que es no está dotado de los planes X de emergencia, evacuación, seguridad o para proporcionar pastillas de yodo a la población que resida en un radio inferior a 500 metros en caso de accidente, entre otras medidas".

Ha recordado que Verdemar lleva años alertando de los peligros de la presencia de submarinos nucleares en la zona, alertando del "riesgo potencial que suponen para la población estas auténticas bombas flotantes".

Pese a ello, según el colectivo ecologista, ya son alrededor de un centenar los submarinos que han recalado en la colonia desde que el 'HMS Tireless' abandonase la zona en mayo de 2011 después de permanecer un año reparando el sistema primario de su reactor nuclear.