La mortandad de delfines listados ha sido especialmente alta este verano en las costas españolas y valencianas. Sin embargo, los primeros en dar con las causas de este suceso han sido los biólogos del Instituto Cavanilles de la Universitat. Juan Antonio Raga, uno de ellos, las explica.

¿Cómo descubrieron lo que estaba pasando?

En julio aparecieron seis ejemplares muertos, que es  una cifra que representa el doble de lo normal.

¿Qué hicieron entonces?

Tomamos muestras e hicimos las necropsias, que confirmaron que tenían el morbillivirus de delfín, un virus parecido al del moquillo de los perros que les ataca el sistema respiratorio y el cerebro.

¿Se contagia con rapidez?

Sí, se lo transmiten de unos a otros al respirar. Al ir en grupo, es fácil que se contagien. De hecho, en agosto aparecieron 40 ó 50 ejemplares más en las costas valencianas. Hemos dado aviso al Consell y al Gobierno porque parece que se extiende hacia el norte.

¿Es la primera vez que pasa?

No. En 1990 pasó y también lo detectamos nosotros.

¿Por qué ha sucedido?

En ambos casos ha coincidido con aumentos enormes de población de estos delfines, con lo que pensamos que es un mecanismo natural que hace que se regule la población. Cuantos más nacen, menos defensas tienen y son más vulnerables.

¿Puede influir la contaminación o el cambio climático?

Al principio pensamos que la contaminación podía diezmar sus defensas, pero parece que no. El cambio climático afecta a todo, pero no desarrolla la epidemia.

¿Puede afectar a los humanos?

No, es inofensivo.

BIO

Nació en Valencia en 1958. Es doctor en Ciencias Biológicas y profesor titular de Zoología en el Instituto Cavanilles de la Universitat de València.