Isabel Jiménez: "Existe aún cierta renuencia a adquirir alimentos frescos por Internet"

Isabel Jiménez, experta en e-commerce de Nielsen.
Isabel Jiménez, experta en e-commerce de Nielsen.
ARCHIVO

La entrada de Amazon en la distribución online de alimentación fresca promete revolucionar un sector que hasta no hace mucho daba la espalda a la gestión digital de pedidos. Según un informe reciente de Nielsen, los hogares españoles aumentaron el año pasado un 23% la compra online de alimentos frescos respecto al año anterior. Pero aún supone apenas el 0,3% de la facturación.

La mayor penetración digital que proporcionan los smartphones está ayudando a expandir las ventas por este medio, pero seleccionar 'frescos' a través de aplicación digitales sigue despertando alguna suspicacia en el consumidor. "El cliente aún prefiere evaluar antes este tipo de productos", explica a 20minutos Isabel Jiménez, experta en e-commerce de Nielsen.

¿Esta duda es el principal obstáculo para la venta online de alimentos frescos?

En España hay aún cierta renuencia a adquirir alimentos frescos por Internet. Según nuestro estudio, el 42% de los encuestados asegura que el principal motivo para no comprar 'frescos' es no poder examinar antes del producto. Además, estiman importante seleccionarlo ellos directamente y poder evaluar su calidad. En el resto de alimentos el principal 'pero' que exponen los compradores para no adquirirlos por Internet son los costes extra de la distribución y que tienden a pensar que encontrarán más ofertas en las tiendas físicas que en las webs.

Sin embargo el crecimiento es imparable. ¿Es solo por la tecnología?

Una parte se debe obviamente a la penetración de las aplicaciones web de los distribuidores y de los accesos a través del móvil. Antes el usuario se limitaba a consultar en la web de cada distribuidor los productos y las promociones, pero luego iba a la tienda física a realizar su compra. Eso ha cambiado. Ahora el pedido se realiza también de forma digital. Los distribuidores se han acabado dando cuenta de que se trata de una vía de crecimiento y han perfeccionado sus aplicaciones, las han hecho más amigables. La mayoría se ha desarrollado en el último año...

¿En el último año?

Es cierto que se ha avanzado lentamente hasta ahora y que para los distribuidores solo ha sido una prioridad reciente. Pero con la irrupción actual de Amazon les va a tocar invertir, sí o sí. Y aquí el más beneficiado será el consumidor, que dispondrá de más opciones y de más ofertas. En España existe una oportunidad muy grande de crecer en este segmento por la gran cantidad de personas que se conecta a Internet y las pocas que aún hacen la compra online. Que se reduzca esta brecha, depende de los distribuidores.

Dicho así, parece que estamos bastante atrasados.

Somos bastante tradicionales y estamos aún por debajo del resto de Europa. En Nielsen calculamos que el 12% de los españoles ha realizado alguna vez una compra online de alimentos, muy lejos de la penetración existente en Francia (34%) y en Reino Unido; casi la mitad de los británicos, el 47%, han adquirido alimentos por estos nuevos canales. En términos de facturación ocurre algo similar: aquí el volumen de compra online de alimentos es del 0,8% del total facturado, mientras los británicos y franceses lo elevan por encima del 6%.

¿Qué alimentos compramos más por canales digitales?

Los envasados y la alimentación seca. Son productos pesados y que no se dañan en la entrega, como la comida de mascota, los pañales o el aceite. Se pueden comprar de 'conveniencia', en grandes cantidades, no requieren de evaluación previa y son productos de 'carga' que se pueden guardar durante meses sin que se estropeen. También las bebidas, la leche en brik, productos de perfumería y parafarmacia.

Los frescos, menos...

Pesan aún mucho menos que los envasados. Apenas suponen el 14% de las ventas de productos alimenticios, mientras que ese porcentaje en tienda física se eleva al 25%. Los refrigerados también poseen una importancia menor por el miedo del cliente a que se descongelen en el camino, pese a que los distribuidores tienen una logística pensada para ello.

¿Eso puede servir como 'aviso' para Amazon?

En España se han hecho muchos avances sobre cómo vender productos frescos, pero la acogida no va a ser tan grande como espera Amazon. La disrupción del consumo a través de canales online debe avanzar más en España. De momento tiene buena acogida en la gente joven que vive sola y en parejas jóvenes. Pero la penetración en las familias maduras, con hijos adolescentes, aún es menor.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento