La diputada popular y exministra de Fomento Ana Pastor ya es la nueva presidenta del Congreso de los Diputados.

Ha obtenido este martes 169 votos en segunda votación (los de su partido y los de Ciudadanos, que llegaron a un acuerdo pocas horas antes de la sesión), mientras que su rival Patxi López (PSOE) se ha quedado con 155. La Cámara Baja ha acogido el nombre, el favorito, con un aplauso.

Los votos en blanco de los grupos nacionalistas e independentistas han sido los que han inclinado finalmente la balanza. Un total de 25 diputados (correspondientes a los grupos de ERC, CDC, PNV, Bildu y CC) se han decidido por esta opción. Por su parte, tal y como anunciaron a primera hora, los diputados de Podemos han apoyado a López al no haber pasado el primer corte su candidato, Xavier Domènech.

Un parlamentario cuyo nombre no se ha desvelado, de Podemos o el PSOE, no ha votado, por lo que el cómputo total ha sido de 349 y no de 350.

La primera votación concluyó sin un ganador. Ninguno de los candidatos logró la mayoría absoluta de 176 votos, por lo que Pastor (169) y López (85) debían disputarse el cargo en segunda ronda al haber quedado en los dos primeros puestos. Por su parte, el candidato de Podemos, Xavier Domènech, obtuvo 71 votos y el de Convergència, Francesc Homs, ocho. Un total de 17 diputados votaron en blanco.

La Cámara ha elegido después al resto de los miembros de la Mesa del Congreso, el órgano rector. Los cuatro vicepresidentes de esta nueva legislatura son: José Ignacio Prendes (Ciudadanos), Micaela Navarro (PSOE), Rosa Romero Sánchez (PP) y Gloria Elizo (Podemos). Los cuatro secretarios son: Alicia Sánchez Camacho (PP), Juan Luis Gordo (PSOE), Marcelo Expósito (En Comú) y Patricia Isaura Reyes (Ciudadanos).

Por tanto, los codiciados puestos en la Mesa se reparten de esta forma, siguiendo el guion que las formaciones azul y naranja acordaron in extremis: PP (3), PSOE (2), Ciudadanos (2) y Podemos (2).

A última hora, diez diputados al margen de PP y C's, al menos cinco de ellos de Convergència según Efe (partido que intentará conseguir grupo parlamentario a pesar de que no opta a ello), han contribuido (el voto es secreto) a aupar a estos dos partidos a sendas vicepresidencias, algo que ha molestado visiblemente a Pablo Iglesias, líder de Podemos. El PNV y ERC se han desvinculado; Joan Tardà (ERC) ha afirmado que los que insinúen que ellos han votado a PP o Ciudadanos "son tontos o no se enteran".

Podemos repite sus promesas 'alternativas'

Igual que ocurrió en la anterior sesión de constitución de las Cortes, en enero, los diputados de Podemos y las confluencias han utilizado algunas fórmulas alternativas de promesa de su cargo. Esto ha provocado abucheos por parte de otros parlamentarios.

Las variaciones han comenzado con los propios miembros de la Mesa del Congreso: una de las vicepresidentas, Gloria Elizo ha prometido acatar la Constitución, "trabajar para cambiarla" y "devolver la dignidad y el compromiso a la política". Por su parte, uno de los secretarios, Marcelo Expósito, ha prometido trabajar por "la fraternidad y la justicia social".

"Por la soberanía del pueblo, la justicia social y una España nueva, per la fraternitat entre els pobles. Porque fueron somos, porque somos serán. Nunca más un país sin su gente", ha dicho de nuevo Iñigo Errejón. La diputada Irene Montero ha prometido "no olvidar quiénes somos" en una intervención que apenas se ha escuchado por los gritos constantes de varios parlamentarios.

Alexandra Fernández, de En Marea, ha hablado en lengua gallega: "Prometo, por imperativo legal, sen renunciar aos principios republicanos, defender ao pobo galego e poñer as institucións ao servizo das clases populares porque o pobo é quen máis ordena".

Tras las tomas de posesión, Pastor ha expresado su compromiso para "hacerse merecedora del privilegio" que supone ser la presidenta de la Cámara Baja, "sé que que este camino no estará exento de obstáculos", ha añadido. La presidenta del Congreso ha afirmado que "los ciudadanos esperan que esta legislatura sea próspera y fructífera" y ha alabado el papel de la Constitución y de la monarquía parlamentaria.

"Necesitamos estabilidad, más que nunca diálogo, más que nunca consenso", ha dicho, añadiendo que esas cualidades las encontrarán los diputados en la Mesa que preside. 

"Generosidad y altura de miras"

Las sesiones de constitución de las Cortes de la XII legislatura comenzaron a las 10 horas en el Congreso y el Senado y han durado, en total, casi cuatro horas.

Aunque han transcurrido paralelas, toda la expectación estaba en la Cámara Baja, donde se han visto algunas caras nuevas (Diego Cañamero, Félix Álvarez, Manuel Monereo o Eduardo Madina, que se quedó fuera la última vez) y se ha producido algún incidente: un joven ha sido desalojado de la tribuna de invitados tras reclamar justicia para las víctimas del accidente del tren Alvia de Santiago de Compostela y lanzar octavillas.

La parlamentaria electa de más edad, la popular María Teresa de Lara, declaró a las 10:03 abierta la sesión y dio paso a una de las dos secretarias que la acompañan en la Mesa (las dos más jóvenes, María Such y Nagua Alba de PSOE y Podemos, respectivamente) para que leyera el Real Decreto de convocatoria de elecciones, publicado el 3 de mayo en el BOE.

De Lara pidió a sus señorías "generosidad y altura de miras" y dijo en un breve discurso, citando a "Salustio y Castelar", que el Congreso es la casa de la "concordia" y el "acuerdo", aunque admitió que lograrlos "no siempre es posible". A continuación, se leyeron en voz alta, uno a uno, los nombres de todos los diputados que lograron un escaño el 26-J.

En el Congreso han tomado posesión de sus escaños 350 diputados; el Senado se ha constituyido con 265 senadores, 208 electos y otros 57 designados por las Comunidades. En la Cámara Alta no ha habido sorpresas: la mayoría absoluta del Partido Popular ha permitido que Pío García Escudero revalide la Presidencia en primera votación. A la sesión ha acudido, entre otros, la senadora Rita Barberá.

Villalobos deja la Mesa

La hasta ahora vicepresidenta primera del Congreso, la diputada malagueña del PP Celia Villalobos, ha abandonado la Mesa del Congreso después de trece años en el puesto, aunque entrará en la dirección del grupo popular como una de las portavoces adjuntas.

El líder del PP, Mariano Rajoy, anunció por la mañana, en la reunión del grupo popular, la designación de Alicia Sánchez Camacho y Rosa Romero como las dos candidatas del partido que acompañarán a Pastor en la Mesa. Tanto Romero como Sánchez-Camacho fueron junto a Villalobos miembros de la Mesa en la anterior legislatura.