Los peques se enferman más por esta época
"Una vez entran en la guardería es normal que se contagien", dice Antonia Zambrano 20minutos.es

Gastroenteritis, gripes, catarros, bronquitis... La vuelta al cole o el ingreso en una guardería supone para miles de pequeños contagiarse de virus y patologías que son frecuentes en la infancia y que por esta época, en pleno inicio de curso y con el otoño encima, multiplican las consultas en pediatría.

A la escasez de especialistas –los pediatras calculan que faltan 1.200 en Madrid – se suma un incremento considerable en el número de pacientes a partir del mes de septiembre, según coinciden Marciano Sánchez-Bayle, portavoz de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, y Teresa Muñoz, presidenta de la Sociedad de Pediatría de Madrid.

60 pacientes al día

Si antes del verano los pediatras atendían entre 15 y 20 niños al día, con la vuelta al cole y el cambio de estación pueden llegar a ver hasta 60 pacientes diarios. 
Si antes del verano los pediatras atendían entre 15 y 20 niños al día, con la vuelta al cole y el cambio de estación pueden llegar a ver hasta 60 pacientes diarios. Las patologías más frecuentes son gastroenteritis y afecciones respiratorias; en general, problemas virales cuyos síntomas «no son preocupantes». Los pediatras reconocen que por esta época «están saturados» y que no se ponen refuerzos. En la actualidad, el 30% de las consultas en pediatría las atienden médicos generales.

A la guardería más tarde

El pediatra Marciano Sánchez-Bayle recomienda retrasar lo más posible la entrada de los niños a la guardería. «Es que cuanto más pequeños están, más vulnerables son. Especialmente a los 3 ó 4 meses».

Por cada paciente mínimo 10 minutos

La plataforma Diez Minutos, integrada por médicos, viene reivindicando desde hace tiempo un lapso de diez minutos de atención por paciente. En el caso de los niños se hace más necesario, según Sánchez Bayle.

Extremar la higiene

Los especialistas recomiendan extremar la higiene para evitar contagios entre adultos. Y aseguran que las patologías de esta época son procesos banales que fortalecen el sistema inmune de los pequeños.

«Es su tercer día y ya está constipado»

Antonia Zambrano y Esteban. Enfermera. 42 años y 4 años.

«Cuando están pequeños, el sistema inmune es más frágil. Y si uno tiene mocos, los otros también. Una vez que entran en la guardería, es normal que eso ocurra. Esteban está ahora en educación infantil. Como estas vacaciones ha estado en la escuela de verano, ha tenido contacto con otros niños y no hay problema. Además, hemos estado una semana de viaje y apenas se incorpora a clase este lunes».

Janeth Araújo e Iván. 28 años y 4 meses.

«Apenas es su tercer día en la guardería y el pequeño Iván ya se está constipando. Por ahora sólo lo estoy trayendo a clase durante unas horas por la mañana, pero ya noto que estornuda mucho, aunque se adapta bien. En pocos días le toca la consulta con el pediatra. Mientras tanto, le doy el pecho. Me han dicho que no hay mejor defensa que la leche materna».

Pau Costa y Camila. Técnico de efectos especiales. 37 años y 3 años.

Pau Costa y Úrsula Murayama, los padres de Camila, saben que el inicio del curso traerá consigo gripe y diarrea para las más pequeñas de la casa, Camila y Zoe, esta última de dos años. «La pequeña lo ha pasado peor, porque cuando Camila se ha enfermado, la ha contagiado a pesar de que no iba aún a la guardería. Si veo que tienen fiebre, las llevo al pediatra, pero si es sólo tos y mocos, dejo que pasen», cuenta Úrsula.