Unas pocas líneas del discurso que Melania Trump, la mujer de Donald Trump, ha leído esta noche en la convención republicana podrían ser un plagio del discurso pronunciado en la convención demócrata de 2008 por la actual primera dama de EE UU, Michelle Obama.

Al menos eso es lo que algunos periodistas están comentando sobre el momento en el que la aspirante se refirió a la necesidad de trabajar duro y con compromiso y a los valores familiares.

En concreto, Melania Trump aseguró: "Desde muy joven, mis padres me inculcaron el valor de que hay que trabajar duro por lo que se quiere en la vida, que la palabra de uno compromete y que hay que mantener las promesas".

"Que hay que tratar a la gente con respecto. Ellos (mis padres) me enseñaron a vivir la vida con valores morales. Es una lección que deseo traspasar a nuestro hijo, y necesitamos traspasar ese mensaje a las generaciones que nos suceden, porque queremos que los niños de esta nación sepan que el único límite para sus logros es la fuerza de sus sueños y su voluntad de trabajar para conseguirlos".

Trump consiguió después de esta parte del discurso numerosos aplausos. Pero los medios de comunicación han encontrado demasiadas similitudes con un texto de Michelle Obama de hace ocho años que dice lo siguiente:

"Barack y yo fuimos criados con valores muy similares, como que hay que trabajar duro para conseguir lo que deseas en la vida, que la palabra de uno compromete y que hay que hacer siempre lo que dices que vas hacer".

"Y Barack y yo nos propusimos construir nuestras vidas guiados por esos mimos valores, y traspasarlos a la siguiente generación. Porque queremos que nuestras hijas - y todos los niños en esta nación - sepan que el único límite a la altura de sus logros es el alcance de sus sueños y su voluntad de trabajar para conseguirlos".