CD LA GRANJA
El CD. La Granja jugó al ataque durante todo el partido; pero un Arandina muy afortunado se llevó los puntos en su visita al Hospital. JONATHAN GIL MUÑOZ
Duro varapalo el que se llevó el sábado en su casa el CD. La Granja. La Arandina aprovechó muy bien sus pocas oportunidades y le endosó un 1-3 a los granjeños que veían impotentes como cada vez que los visitantes rondaban su área se distanciaban más y más en el marcador. Un resultado muy injusto, pero así es el fútbol, ya lo sabemos todos. Mientras que los locales salieron desde el primer minuto al ataque y en pos de la victoria sin guardarse nada, los de Aranda se agazaparon atrás durante todo el partido. A La Granja le faltó más puntería y podía haber empatado e incluso ganar el partido pero se notó la falta ahí arriba un matador en forma.

El CD La Granja se mereció mucho más

Y es que cuando las cosas empiezan mal, mal suelen terminar. En el minuto 3 de la primera parte un penalti a Recamán, el 9 del Arandina, que después el mismo transformó, cambió por completo el curso del partido. La Granja no tiró la toalla y siguió constante en su juego, y empezó a ver el punto débil de los visitantes. Carlitos, o mejor dicho correcaminos Carlitos, que volvió loco a su marca, el defensa de la Arandina, Antonlín. El extremo local se metía una y otra vez dentro del área visitante, pero no encontró la forma de batir a un muy seguro Alex. El gigantón Chechi no encontraba su lugar en el centro del campo, lo que originó que el cerebro del equipo, Chiqui, no recibiera balones. Aún así los pocos que le llegaron sirvieron para demostrar que es el calculín de la clase. Entre tanto, otro apagón en defensa y otro gol, esta vez marcaba Alberto para la Arandina.

La Arandina, jugando encerrado atrás, se llevó los tres puntos con un fútbol rácano

Los cambios llegaron en la segunda en La Granja. Mario por Juanlu II, Adrián por Carlitos y Maroto por Beba, pero no sirvieron para remontar el partido. Los granjeños siguieron dominando el encuentro; pero les faltaba mordiente y acierto. El cansancio y el nerviosismo por remontar hacían que se perdieran muchos balones en el centro del campo y a pesar de seguir llevando peligro ya nada se podía hacer. En una jugada a la contra del Arandina Parra le sirvió un balón en bandeja a Manu, que no perdonó y puso el 0-3 en el minuto 22. El gol de La Granja llegaría en el 36 tras un brillante pase de Chiqui a Mario que a la carrera bate por raso a Alex. Pero ya era demasiado tarde. La Granja debe seguir trabajando para imponerse en el centro del campo y ser más explícito en el área contraria.

Por su parte la Gimnástica Segoviana se llevó un correccional en su visita al todopoderoso Mirandés, 3-0, que de esta manera da un golpe en la mesa y se coloca líder en solitario del grupo octavo de Tercera División. Y por si fuera poca desgracia, el Caja Segovia perdió por dos goles a uno ante el FC Barcelona en la Liga Nacional de Fútbol Sala. Fin de semana para olvidar.

CONSULTA AQUÍ TODAS LAS NOTICIAS DE SEGOVIA