Tras retrasar su llegada varias veces, el actor estadounidense Richard Gere aterrizó en Donostia este sábado a las 23.53 horas, según publica eitb24.com.

En esta edición ninguna otra estrella ha provocado tanta expectación, como el madurito actor, a quién le esperaba una multitud enloquecida, a las puertas del Hotel María Cristina, a la que la espera no les ha hecho desistir.

Nada más asomar la cabeza por la puerta comenzó el griterío y la petición de autógrafos.

Poco antes de la medianoche hizo su aparición el coche negro en el que venían el actor y su mujer, Carey Lowell.

Con aspecto cansado y una indumentaria muy informal Gere, saludo al director del Festival que se encontraba allí para darles la bienvenida.

Dispusieron una serie de vallas a ambos lados de la calle, frente al hotel para separar a las ansiosas fans de su ídolo. Nada más asomar la cabeza por la puerta comenzó el griterío y la petición de autógrafos.

El actor haciendo gala de su modestia ha saludado a todos los allí presentes y se ha despedido de ellos hasta la gala de esta noche, donde recibirá el Premio Donostia 2007.

Un día intenso

Este domingo es el día de Richard Gere en Zinemaldia. A las 18.15 concederá una rueda de prensa en la que anunciará el premio que le ha sido concedió y que posteriormente se le otorgará en la gala especial que se celebrará en el Kursaal, a las 22.00 horas.