El primer ministro turco asegura que el intento golpista "mancha de negro la democracia" del país

  • Binali Yildirim, asegura que 2.800 miembros de las fuerzas armadas están detenidos.
  • Según las cifras que ha aportado el primer ministro, 161 personas han muerto en el intento de golpe de Estado y 1.440 han resultado heridas.
  • A las 12.00 horas (GTM) hay prevista una reunión parlamentaria.
El primer ministro turco, Binali Yildirim en la rueda de prensa que ha ofrecido tras el intento golpista militar.
El primer ministro turco, Binali Yildirim en la rueda de prensa que ha ofrecido tras el intento golpista militar.
EFE / STR

El primer ministro turco, Binali Yindirim ha asegurado este sábado en una rueda de prensa que ha concedido para evaluar los daños provocados tras el intento de golpe de Estado que ha sufrido Turquía, que la situación está "totalmente bajo control" pero "mancha de negro la democracia turca" y "dejará cicatrices profundas".

Según Yindirim un total de 161 personas habrían muerto y más de 1.440 habrían resultado heridas en el intento golpista ya que, ha dicho que 20 soldados golpistas han muerto, lo que contradice una cifra ofrecida poco antes por el propio ejército turco que habló de 104 fallecidos.

Asimismo aseguró que más de 2.800 miembros de las fuerzas armadas han sido detenidos, entre ellos soldados y oficiales de alto rango. Todavía se están realizando detenciones por lo que esta cifra podría aumentar en las próximas horas. El Gobierno había informado previamente de la destitución de cinco generales y 29 coroneles.

El jefe del Ejecutivo ha apuntado en su comparecencia que la pena de muerte no existe actualmente en el Código Penal turco, pero ha advertido de que las autoridades estudiarán cambios en la legislación para que sucesos como el de la pasada madrugada no vuelvan a tener lugar.

"Estructura paralela"

"Se tomarán todas las medidas necesarias contra los que han intentado desacreditar a la nación turca", manifestó el primer ministro que ha reiterado que además, los miembros de la "estructura paralela" están "en manos" del sistema de justicia turco.

El Gobierno islamista se refiere de esta forma a los seguidores del clérigo Fetulá Gulen, exiliado en Estados Unidos y acusado de conspirar contra las actuales estructuras del Estado turco. Bajo estos argumentos, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan ha emprendido en los últimos años una purga del sistema judicial y policial.

El gobierno turco ha acusado indirectamente al clérigo islámico exiliado de estar detrás del golpe. Por su parte, Yildirim ha declarado que cualquier país que apoye a Gülen "no va a ser un amigo de Turquía y está en guerra con Turquía".

Gulen, sin embargo, ha rechazado "categóricamente" estar detrás de la rebelión militar. "El Gobierno debería ganarse mediante un proceso de elecciones libres y justas, no por la fuerza", ha subrayado, en un comunicado en el que ha abogado por una resolución "pacífica".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento