Mohamed Lahouaiej Bouhlel, de 31 años, tunecino y residente en Niza, el autor del atentado

Imagen divulgada del documento de identidad del terrorista de Niza, Mohamed Lahouaiej Bouhlel.
Imagen divulgada del documento de identidad del terrorista de Niza, Mohamed Lahouaiej Bouhlel.
POLICÍA DE FRANCIA
Mohamed Lahouaiej Bouhlel, 31 años, tunecino, vivía en Niza y era repartidor de profesión. Tenía todo perfectamente planeado. El camión lo alquiló el lunes y debía devolver el miércoles. Pero ese día lo dejó aparcado en el barrio Oriol en el este de la ciudad, hasta el día del atentado. A las diez y media una cámara le sitúa circulando por el Barrio Magnan, en el oeste, antes de perpetrar el ataque. Había sido detenido varias veces por robo, amenazas y maltrato. Incluso fue condenado en marzo a seis meses de cárcel por violencia con armas, pero no ingresó en prisión. En el interior del camión la policía encontró su carné de conducir, un móvil, una tarjeta de crédito y el arma con la que disparó

La Policía francesa ha logrado identificar por sus huellas dactilares al autor de la masacre de Niza que este jueves empotró un camión contra una multitud y causó al menos 84 muertos. Se trata de Mohamed Lahouaiej Bouhlel, nacido en Túnez pero residente en Niza, y que estaba fichado por la Policía por asuntos de violencia menor como una pelea reciente tras un accidente de tráfico.

Los agentes hallaron en el camión frigorífico un documento de identidad perteneciente a este hombre, de 31 años de origen tunecino y con antecedentes de delincuencia común, pero no terroristas porque "se radicalizó muy rápidamente" según los primeros indicios, ha señalado este sábado el ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve.

Medios franceses han recordado que el presunto autor no estaba fichado por terrorismo. "Era conocido por la polícía por amenazas, violencia y robo" y fue condenado a seis meses de cárcel. "Era totalmente desconocido por los servicios de inteligencia", ha añadido el fiscal francés François Molins, "nunca había sido objeto de investigación en este sentido".

Bouhlel trabajaba de repartidor y el camión fue alquilado hace dos días en una localidad cercana, al sur de Niza. Además, tenía que haber sido devuelto el miércoles, según el fiscal. En su interior se hallaron armas, aunque "algunas estaban inutilizadas" y había una granada y más armas "falsas". También se descubrió una tarjeta de crédito y un móvil que podrían servir para avanzar en la investigación.

Según ha confirmado el embajador francés en Madrid, Yves Saint-Geours, Bouhlel vivía en Francia desde el año 2007 y contaba con permiso de residencia desde 2009. Nacido en Túnez en 1985, se había separado de su mujer, con la que había tenido descendencia y se estableció desde el primer momento que llegó a Francia en Niza, subrayó el embajador.

Como parte de las investigaciones, las fuerzas de seguridad francesas han realizado registros en dos direcciones relacionadas con Bouhlel y se han incautado de diverso material de telefonía e informático para analizarlo. La exmujer de Bouhlel ha sido detenida este viernes por la mañana y permanece arrestada.

Sus vecinos del edificio de cuatro plantas en el que residía le describen como "solitario" y "silencioso" aunque para ellos no tenía pinta de ser muy religioso, tal y como le han contado a AFP. Otros medios dicen que el mes pasado había comenzado el Ramadán, pero no lo había terminado. Otro vecino consultado por France Info le define más preocupado por ir al gimnasio que a la mezquita.

"Espíritu terrorista"

El ministro francés del Interior añadió que la forma en la que el tunecino Mohamed Boulhel perpetró su crimen es nueva, porque "aunque llevaba una pistola, no tenía armas ni explosivos" cuando arrolló a la gente.

Su actuación, según Cazeneuve, muestra "la extrema dificultad de la lucha antiterrorista, porque estamos ante individuos sensibles a los mensajes del Estado Islámico" (EI), que perpetran "acciones extremadamente violentas sin necesariamente haber combatido, haber sido entrenados o disponer de armas destinadas a la comisión de crímenes masivos".

"Estamos ante un nuevo reto que nos debe llevar a tomar conciencia de la voluntad por quienes nos atacan de usar hasta el paroxismo los medios más terribles", dijo el ministro. Este último señaló que mentes como la del terrorista de Niza han sido "debilitadas" por los constantes mensajes lanzados por los terroristas del EI, que aunque no organiza ese tipo de crímenes, sí "insufla ese espíritu terrorista".

Soldado del EI

El jueves por la noche, Lahouaiej Bouhlel irrumpió al volante de un camión blanco de grandes proporciones contra una multitud que acaba de ver los fuegos artificiales de la Fiesta Nacional Francesa del 14 de julio en el paseo. Entró acelerando, a unos 90 km por hora, y disparando un arma, ha reconocido el alcalde de Niza.

Los agentes de seguridad intentaron frenarlo también con una ráfaga de disparos, cuyos casquillos son apreciables en la cabina del camión. El vehículo siguió acelerando y arrolló a la multitud varios kilómetros. Finalmente, el conductor fue abatido por la Policía.

La investigación abierta por la Fiscalía es por tres cargos: asesinatos e intentos de asesinato, intento de asesinato de personas dotadas de autoridad pública (los policías a los que disparó) y terrorismo. El autor, ha dicho el fiscal, actuó "solo" y la Policía le disparó.

El presidente francés, Francois Hollande, ha sugerido que el ataque de esta noche podría estar vinculado a Estado Islámico, al anunciar que Francia prolonga el Estado de Emergencia durante tres meses y que reforzará sus acciones en Siria e Irak. Por su parte, el EI se atribuyó este sábado la autoría de la masacre a través de un comunicado publicado en una agencia afín a la organización terrorista.

La agencia de noticias Amaq, vinculada a los yihadistas, señaló que un "soldado" del EI es el autor de ese atentado. El propio día del suceso, el Daesh ya había celebrado el atentado en las redes sociales, Telegram y Twitter.

Mostrar comentarios

Códigos Descuento