Las donaciones de sangre en Aragón han aumentado un 25,5% en el primer año de funcionamiento del Banco de Sangre y Tejidos, donde se han recibido casi 43.000 unidades que, sumadas a las 3.600 del Hospital Obispo Polanco de Teruel, han propiciado que Aragón sea autosuficiente en sangre.

Sin embargo, la consejera de Salud, Luisa María Noeno, aconseja «no bajar la guardia» porque la demanda de recursos sanguíneos sigue en aumento. Las previsiones apuntan que los objetivos inciales de lograr 50.000 unidades en cinco años se alcanzarán antes de tiempo.