Los presidentes de Aragón y de la región francesa de Aquitania, Marcelino Iglesias y Alain Rousset, han firmado una carta conjunta dirigida a los ministros responsables de Transportes en sus respectivos países. En ella solicitan la reapertura de la línea ferroviaria internacional del Canfranc en el año 2012.

La carta pide que se establezca «lo antes posible el enlace ferroviario entre Zaragoza y Pau por Burdeos» y propone «el proyecto de enlace de gran capacidad bajo el Pirineo para pasar volúmenes superiores».

Rousset explicó que los trabajos de recuperación del tramo Olorón-Bedous se iniciarán de inmediato y que serán financiados por Aquitania. Iglesias, por su parte, manifestó que «este es el paso más importante dado en los últimos 30 años, desde que se cerró la línea».

Rousset también avanzó la posiblidad de realizar una concesión a una empresa privada para la explotación de la línea.