El Casco Antiguo se ha convertido en un mercado clandestino de droga a pequeña escala. El trapicheo de pequeñas dosis de hachís o cocaína es frecuente por las tardes y las noches de los fines de semana en las calles Santos Médicos, Virgen de Belén y Cienfuegos, sobre todo.

Pero ahora, para burlar los controles policiales, los camellos del Barrio hacen sus entregas a domicilio. «Llegan con sus coches, tocan el claxon y, entonces, o baja el cliente a pillar las papelinas o sube el traficante a su casa para entregarle las mercancías», ha comentado Juan Olmos, de la asociación vecinal del Casco Antiguo.

Junto a esta nueva forma de trapicheo, aún perdura la venta directa entre vendedor y cliente en la calle o a la salida de un pub. «Son magrebíes quienes ejercen la venta de hachís y otras sustancias, quienes esconden la droga debajo de las piedras o en las canalizaciones de las tuberías de las casas. Y se pelean entre ellos», denuncia Olmos.

Ante una situación «desesperada entre los vecinos», en una zona «que se ha convertido en un zoco;y es que no se va a poder vivir aquí», este dirigente vecinal reclama más presencia policial en el Barrio: «Ya lo hemos denunciado por registro, pero ni caso. Si quieren, los pueden pillar en el acto, pero parece que no les interesa», lamenta Juan Olmos.



Robo de móviles y bolsos
No sólo hay trapicheos de droga en la zona del Barrio. El robo de objetos personales va en aumento. Según ha denunciado Olmos, «en la plaza San Cristóbal no te puedes dejar el móvil o el bolso site descuidas;sino te los limpian en el acto. La situación ha llegado a ser desesperante para los vecinos».

Subdelegación no sabe nada
La Policía Nacional parece no tener constancia del trapicheo de drogas a pequeña escala en el Casco Antiguo. «Los vecinos no han puesto ninguna denuncia. Sólo se tomarán medidas si hay alguna queja de por medio. Si no hay denuncia no se hará nada», han señalado fuentes de la Subdelegación del Gobierno en Alicante. Sin embargo, Juan Olmos, dirigente vecinal del Casco Antiguo, asegura que ya han pedido una entrevista con la nueva subdelegada. «Estamos a la espera de que nos reciban cuanto antes», añade.