La profesora de una guardería de la ciudad podría haber contagiado a tres niños y nueve adultos la tuberculosis que padecía.

Ha ocurrido en el centro infantil Arco e Iris, ubicado en el barrio de Los Bermejales. La educadora estuvo sustituyendo a una compañera durante el mes de abril y en verano le detectaron esta enfermedad.

Con el regreso de los menores a la guardería, la delegación provincial de Salud ha activado el protocolo. El Distrito Sanitario de Sevilla practicó el pasado lunes las primeras pruebas médicas a los 70 niños y 15 educadores que habían estado en contacto con la profesora enferma para descartar o no posibles contagios.

Tres niños y nueve adultos han dado positivo en los análisis y podrían estar infectados de tuberculosis. Salud asegura que esto no significa que padezcan la enfermedad, sino que el germen ha pasado por sus cuerpos en algún momento de sus vidas. Ahora, se practicarán más pruebas para determinar si están o no infectados.