Julián Barón - C.E.N.S.U.R.A.
Una de las fotos de Barón, que vela los rostros de los políticos españoles mediante potentes disparos de flash © Julián Barón García. Open Series Winner, Magnum Photography Awards 2016

La serie C.E.N.S.U.R.A. de Julián Barón (Castellón, 1978), un activista que ejerce la fotografía como contrapoder, acaba de ganar uno de los premios a reportajes del primer concurso internacional coorganizado por la agencia Magnum y la web Lens Culture, una de las más implicadas en la búsqueda de nuevos valores. El reportaje del español, datado en 2011, es una colección de altos cargos políticos, muchos de ellos implicados en casos de corrupción, con los rostros borrados por intensos disparos de flash.

Barón figura entre los 44 ganadores de galardones en la convocatoria inaugural del certamen. Fueron seleccionados por un jurado del que formaban parte, entre otros, el reportero inglés Martin Parr y los fotógrafos de Magnum David Alan Harvey y la iraní Newsha Tavakolian. El premio para el fotoperiodista español codirector de la agencia y escuela Blank Paper y azote de la corrupción con sus incisivos trabajos sobre la mediocridad de la clase política, pertenece a la exclusiva área de reportajes, con seis categorías.

'Enmascarar de manera sutil'

"En ese gran circo que es la política, fotografía y censura se alían para manipular al pueblo a través del falso uso de la imagen como documento, utilizando a los grandes medios de comunicación para enmascarar de manera sutil pero constante aquellos aspectos que no responden a las pretensiones de los partidos, enturbiando y desfigurando la realidad", señala el autor al explicar sus intenciones en C.E.N.S.U.R.A.

Barón opina que, "enfocando de manera diferente a la política y sus adalides, tratando de utilizar la cámara fotográfica en descomposición, se puede conseguir que la fotografía también censure a la censura para, así, negativo contra negativo, ofrecer algo positivo, unas nuevas perspectivas sobre los políticos y su estado superficial, revelando cómo el estado que tanto defienden se desvanece con sus acciones, con sus imágenes y con toda la parafernalia de la que se rodean en esa torre de marfil en la que creen vivir".

Velar la realidad con luz intensa

El reportaje, que se puede ver completo en la web de Barón, utiliza disparos de flash de intensidad exagerada para velar elementos simbólicos —los leones del Congreso, la bandera de España...— y sesiones parlamentarias o plenos municipales. Las identidades de los cargos públicos aparecen desvaídas por el exceso de luz, pero a veces los rasgos y el lenguaje corporal bastan para reconocer a alguna eminencia.

Los otros cinco reportajes ganadores son Refugees, del brasileño Maurizio Lima, en la categoría de foto documental; Dougie Wallace (Reino Unido) por  Harrodsburg (foto callejera); Jens Juul, de Dinamarca, por Six Degrees of Copenhagen (retrato); Sandra Hoyn (Alemania), por The Longing of the Others (fotoperiodismo), y Aaron Hardin (EE.UU.) por The 13th Spring (fotografía artística). Barón se llevó el premio en la categoría de tema libre.

Muchas horas de revisión y discusiones largas y apasionadas La convocatoria generó una "respuesta abrumadora", dicen los organizadores, que recibieron trabajos de 127 países. El jurado afrontó un "trabajo difícil" y "después de muchas horas de revisión y discusiones largas y apasionadas", eligió a los 44 ganadores. Todas las piezas, tanto las series como las fotos únicas, se muestran en la web especial del concurso. 

Las fotos irán a 30 festivales

Los ganadores de las seis categorías de series recibirán cada uno 2.000 dólares y los, también seis, de una sola imagen 1.000. Todos los trabajos seleccionados incluyendo a ganadores, finalistas, menciones especiales del jurado y premios para jóvenes se mostrarán en una treintena de festivales internacionales en varios continentes.