Antonio Navarro, jubilado, me hace llegar una queja: «Hace días acudí al Archivo Municipal para consultar en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) un edicto que me podía afectar. Y cual fue mi sorpresa al enterarme de que ya no está en papel, tan sólo en Internet. La cosa no me parece mal, pero a los mayores nos cuesta bastante adaptarnos a esta tecnología y ni yo ni mis vecinos tenemos Internet». Al final, me preguntó: «¿Ya no hay forma de consultarlos en papel?».

Para comprobar su protesta, en el Archivo Municipal intento hablar con su nuevo director, José Santos, algo imposible al estar de vacaciones. No obstante, averiguo que, en efecto, tanto el BOP como el Diari Oficial de la Generalitat (DOG) dejaron de publicarse en papel en diciembre de 2006.

Al no poder hablar con el director del Archivo, intento hacerlo en persona con el jefe de la Concejalía de Cultura, Víctor Ribes, quien ni me recibe ni me da cita, y me traslada a través de su secretaria que «esto (de no imprimir los boletines) debe de ser por un acuerdo con el Ministerio de Cultura», aconsejándome que pregunte «en el Archivo», de donde ya venía.

Más eficaces, en la Diputación me informan de que el 1 de diciembre de 2006 se aprobó la ordenanza reguladora por la que la institución apostaba para «impulsar el empleo y aplicación de las técnicas y medios electrónicos, informáticos y telemáticos», por «la eliminación de la edición impresa»,n sustituyéndola «por la edición oficial en formato digital consultable por Internet, de acceso universal y gratuito». Amablemente, también desde Presidencia de Generalitat me trasladan que el Consell resolvió, a finales de 2006, editar «a partir del 1 de enero (de 2007) un nuevo Diari Oficial electrónico a través de Internet y acabar con el actual formato en papel». Una medida que supuso un ahorro de 100.000 euros.

Al contrario que antaño, ahora pueden consultarse ambos boletines de forma más sencilla. A través del teléfono móvil o PDA; por correo electrónico, de forma gratuita y desde primera hora del día; en cualquier punto que disponga de Internet, desde locutorios a bibliotecas públicas, y con la posibilidad de imprimirlo en cualquiera de estos servicios.

Para quien lo desee, el Archivo Municipal conserva en papel todos los BOP. Desde el primero, de 2 de abril de 1834 y que se inauguraba con un oficio en el que el Rey instaba a encontrar «un método más sencillo y menos costoso para circular las órdenes a todos los pueblos de la monarquía», al último, un edicto de un juzgado de Elche. Y también todo el DOCV, encuadernado desde que comenzó como Boletín Oficial del Consell del País Valencià.

EVALUACIÓN DE LA RESPUESTA

Generalitat: aprobado

Diputación: aprobado

Ayuntamiento: suspenso