La Conselleria de Gobernación, a través del Centro de Coordinación de Emergencias autonómico (CCE), decretó hoy la preemergencia por lluvias intensas en la Comunitat Valenciana debido a que se esperan chubascos localmente fuertes acompañados de tormenta, según el Instituto Nacional de Meteorología.

Según informó la Generalitat en un comunicado, el INM apunta a que en esta jornada se espera un día con "cielos muy nubosos, chubascos moderados, ocasionalmente acompañados de tormenta y que pueden ser localmente fuertes, con mayor probabilidad a partir de la tarde". Las temperaturas experimentarán un "descenso ligero a moderado" y los vientos serán de "componente Este flojos".

El Boletín de fenómenos adversos remitido por el INM señala que se pueden recoger hasta 50 litros por metro cuadrado en una hora. La probabilidad de que se produzca este fenómeno adverso oscila entre el 40 y el 70 por ciento, según indicó.

Ante esta situación, el CCE ha puesto en marcha el Plan Especial ante el Riesgo de Inundaciones para coordinar "cuantos recursos sean necesarios en caso de que se produzcan incidentes relevantes como consecuencia de las lluvias".

Asimismo, ha informado a todos los ayuntamientos y organismos de emergencia para que estén atentos a la climatología adversa y adopten las medidas preventivas que consideren necesarias, tal y como figura en la información facilitada por la Conselleria de Gobernación a todos los municipios.

La Generalitat recomienda que en estos casos es aconsejable alejarse de las riberas de los ríos y barrancos y no permanecer en los puentes; usar el vehículo "sólo si es absolutamente imprescindible"; informarse de la situación antes de iniciar el viaje; circular preferentemente por carreteras principales y autopistas y no intentar nunca cruzar un lugar inundado o un puente que ofrezca dudas sobre su resistencia.

En caso de fenómenos tormentosos con aparato eléctrico, aconseja evitar permanecer en lo alto de colinas; si se está conduciendo, el coche es un buen lugar para permanecer, tras bajar la antena de la radio y cerrar puertas y ventanas, ya que ante la caída de un rayo se crea la llamada 'Jaula de Faraday' que aísla eléctricamente; en casa se deben cerrar las puertas y ventanas para evitar corrientes de aire ya que atraen los rayos; desconectar los aparatos eléctricos para evitar que sean dañados por subidas de tensión.

Si la tormenta coge por sorpresa en el monte y no tenemos cerca un coche o un refugio, no hay que refugiarse nunca bajo un árbol, ya que podría actuar como pararrayos. Lo más conveniente es esperar que pase la tormenta en cuclillas, quietos, lo más agachados posible, tocando el suelo sólo con las botas. También se puede esperar sentados encima de un objeto aislante, una cuerda enrollada, o la mochila si no tiene armadura metálica.