Victoria y David Bekcham
Victoria y David Bekcham ©Korpa KORPA

Se las prometían muy felices cuando abandonaron Madrid para trasladarse a Los Angeles, pero no han caído bien. Los esfuerzos de Victoria para triunfar en Hollywood no están obteniendo los resultados esperados. Victoria dedicó cientos de horas a la grabación de un reality, redujo sus escotes y se tiñó pero lo único que consiguió es que los críticos televisivos la calificaran como una una rubia bronceada con rayos UVA tan vulgar como las miles de ellas que sobran en Tinseltown.

Él es un jugador sobrevalorado, ella una insustancial colección de partes del cuerpo


La revista Radar ha situado a la famosa pareja en el primero puesto de una lista de las personas, lugares o cosas más odiadas por los norteamericanos. La publicación, establecida en Nueva York, es un medio con una gran influencia en las tendencias estilísticas y sociales de los habitantes más adinerados de Manhattan.

Las frases que han dedicado a los Beckham son demoledoras:" El es un jugador sobrevalorado, ella una insustancial colección de pares de cuerpo".

Así, las dos deidades míticas del siglo XXI, como llegaron a ser definidos por algún imaginativo sociólogo británico han descendido a los infiernos. Entre sus compañeros de fatigas se encuentran Brad Pitt y Keira Knightley, las películas de superhéroes, la versión de Betty la fea americana y el milagro del Botox.

La revista ha utilizado un método científico que incluye ecuaciones sobre el número de apariciones en los medios, la longevidad de su fama o su aparición en las tertulias". Sólo han transcurrido tres meses desde que llegaron a Estados Unidos.


Sólo han transcurrido tres meses desde que llegaron a Estados Unidos y ya se han achicharrado por completo. ¿Quien le dirá a Victoria Beckham que de musa de Versace iba a acabar siendo definida como una frankenstein femenina?