COCHE AUTÓNOMO DE GOOGLE
El software del coche autónomo de Google está diseñado para recordar las señales previas de los ciclistas, por lo que puede anticiparse mejor a los giros de las bicicletas en el camino. GOOGLE

El gigante de Internet sigue avanzando en su proyecto de coche autónomo. “Los ciclistas, con frecuencia, hacen señales con la mano con bastante anterioridad al giro y nuestro software (imagen) está diseñado para recordar las señales previas de estos, por lo que puede anticiparse mejor a los giros de la bicicleta”, señala Google.
Según el último informe de junio de la compañía, estarían desarrollando unos sensores que pueden detectar las señales de los ciclistas, como la intención de giro o movimiento.
La compañía argumenta que sus coches pueden ver en 360 grados, incluso en la oscuridad, lo que les hace estar preparados para diversas situaciones . “Nuestro coche se acercó con precaución a un ciclista que se metió en nuestro carril. El sistema autónomo de Google hizo detener el vehículo y así evitar chocar con otro que apareció de repente al girar una esquina y se dirigía directamente hacia nosotros contra el flujo del tráfico”, señala Google en el informe de junio, “nuestro coche era capaz de adaptarse a esta situación inusual y evitar una posible colisión".

El aprendizaje de los múltiples tipos de bicicletas que existen (tándem, monociclos, de ruedas grandes, de marcos multicolores, etc.) es la clave principal del software desarrollado por la compañía.

En Estados Unidos, tan solo en 2014 se lesionaron más de 50.000 ciclistas y 720 murieron en las carreteras. Según el último informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) de 2009, los “usuarios vulnerables de las vías de tránsito” (peatones, ciclistas y usuarios de vehículos de motor de dos o tres ruedas) suman en conjunto alrededor de la mitad de todas las víctimas mortales por accidentes de tránsito en el mundo.