Denuncian los empresarios del área de servicios. Y, además, dejan sin servicios a 60 empresas, según la Asociación de Empresarios del Área de Servicios Aeroportuarios de Málaga (Aeasa), que calcula que alrededor de unas 600 personas se quedarán sin trabajo al tener que ceder sus terrenos a AENA para que comiencen las obras de la segunda pista del aeropuerto. Incluso aseguran que ya se están limitando los servicios a las empresas empezando por negar el acceso a los funcionarios de correos, pese a que desde que comenzaron los decretos de expropiación aún no se ha llegado a un acuerdo con todos los afectados.

La asociación defiende que uno de los inconvenientes es que no se contempla el pago por cese del negocio. Los expropiados alegan que su problema es la reubicación de sus empresas. La peor parte se la llevan los parkings, que necesitan una compensación para empezar y un lugar cercano donde continuar.