La Asamblea Nacional francesa aprobó ayer un proyecto de ley de control de la
inmigración que impone nuevas restricciones a la reagrupación familiar y que incluye de forma experimental el uso de tests genéticos para demostrar la consanguinidad.

Esta iniciativa surge como respuesta del Gobierno de Nicolas Sarkozy para regular los flujos migratorios en Francia. La propuesta consiste en que los candidatos a la reagrupación familiar se sometan de forma voluntaria a un test de ADN para probar que son sus familiares.

En caso de duda

Su aplicación se limitará a inmigrantes procedentes de países con «carencias» en su sistema de estado civil o cuando haya una «duda seria» sobre la autenticidad de la partida de nacimiento para demostrar su filiación.

El proyecto se aplicará de forma experimental hasta el 31 de diciembre de 2010. El Gobierno galo prevé que con esta medida expulsar antes de que acabe este año a 25.000 inmigrantes. En lo que va de año se han producido 13.700 expulsiones.

Esta iniciativa se une al paquete de medidas que Nicolas Sarkozy ha propuesto en torno al nuevo «contrato social», en el que se incluyen la supresión de la jubilación antes de los 65 años o la ampliación de la jornada laboral de 35 horas.

La propuesta ha suscitado el rechazo de la oposición y asociaciones de derechos humanos, pero también críticas en el partido de Sarkozy y en su propio Gobierno.

Reforma de la función pública

Nicolas Sarkozy también ha propuesto aplicar a los empleados públicos la «individualización de los salarios» según «el mérito, la implicación, la experiencia y los resultados» del funcionario. Los funcionarios también podrán dejar su puesto a cambio de una indemnización. Sarkozy, además, se plantea reemplazar sólo a uno de cada dos funcionarios que se jubilen.

Reagrupación familiar en españa

Ley de Extranjería: El artículo 16 establece que el extranjero que haya residido en España durante un año y haya obtenido autorización para residir por, al menos, otro, puede reagrupar con él a su cónyuge y a sus hijos, incluidos los adoptados y los nacidos de otro matrimonio, siempre que sean menores de 18 años o estén incapacitados.

Inmigrantes de parientes directos: En España hay 244.210 extranjeros que son parientes directos de inmigrantes regularizados, es decir, que se han sometido a la reagrupación familiar. Esta cifra supone el 30% de los inmigrantes totales no comunitarios que acceden a nuestro país de forma legal y controlada.

Mínima aplicación: El Gobierno ha practicado en el último año pruebas de ADN a más de 150 inmigrantes chinos y nigerianos y a los familiares que estos deseaban traer a vivir con ellos. El Ministerio de Asuntos Exteriores también estudia someter estas pruebas a aquellos inmigrantes que provengan de países subsaharianos.