El rey Felipe VI ha dado la bienvenida oficial en el Palacio Real al presidente de EE UU, Barack Obama, en una recepción en la que el monarca ha trasladado al mandatario estadounidense su "más firme compromiso en mantener siempre la más estrecha colaboración con Estados Unidos, un país amigo y decisivo en el mundo".

El rey ha esperado a Obama en la puerta principal del Palacio de Oriente, en la Plaza de la Armería, y ha saludado con un apretón de manos a su invitado en cuanto ha bajado de su coche, un vehículo blindado con banderas de España y EE UU en su capó.

Una vez en el interior del recinto, ambos se han dirigido al Salón de Columnas, donde el presidente de EE UU ha saludado a la delegación española, conformada por la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría; los ministros de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, y Defensa, Pedro Morenés; el jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, y el embajador de España en EE UU, Ramón Gil-Casares.

Tras un breve discurso del monarca, el presidente de EE UU ha contestado al saludo de don Felipe diciendo "muchas gracias" en español, para referirse luego a que España y Estados Unidos no solo son "aliados", sino países "que comparten los mismos ideales, entre ellos la libertad, el respeto a la ley y al Estado de Derecho".

"Me habría gustado quedarme más tiempo", ha comentado el presidente antes de agradecer la comprensión de España por haber acortado su visita "dada la semana tan difícil que hemos vivido en Estados Unidos", en clara alusión a la violencia que se produjo en el país tras la muerte de dos ciudadanos negros y cinco policías en la ciudad de Dallas (Texas).

En tono informal, Obama ha recordado la primera vez que vino a España y a Madrid: "No vine en el Air Force One. Vine muy joven, antes de empezar la carrera de Derecho, llevaba una mochila a la espalda, iba andando a todas partes y comía en plan barato. Nunca hubiera imaginado que tendría una recepción con su majestad. Es un privilegio extraordinario estar aquí y recibir la hospitalidad que espero que podamos devolver cuando su majestad visite la Casa Blanca", ha dicho.

Esta reunión en el Palacio Real ha sido el primer acto de la visita a España del presidente de EE UU, que ha tenido que acortar debido al tiroteo ocurrido en Dallas (Texas), en el que han fallecido cinco agentes de Policía.