Se le aplica la atenuante de dilaciones indebidas porque los hechos sucedieron en 2001. Según se ha declarado probado por la Sala en la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, entre julio y octubre de dicho año, el acusado realizó operaciones para las que presentó nóminas que reflejaban pagos de empresas en las que nunca había trabajado.

Asimismo, el procesado presentó declaraciones de renta "igualmente inveraces". De esta forma, señala la resolución de la Audiencia, el acusado obtuvo un préstamo de 920.000 euros para compras en una tienda de muebles de Murcia, así como para adquirir cinco vehículos en concesionarios de Alicante.

El hombre intentó adquirir también otros dos coches, pero no pudo por las irregularidades detectadas en la documentación que presentó para realizar esas dos operaciones de financiación, según pone de manifiesto la sentencia.

Por estos hechos declarados probados se le condenó por un delito continuado de falsedad en documento en concurso medial con otro de estafa, imponiéndole dos años de cárcel, al aplicarle la circunstancia atenuante de dilaciones indebidas. Asimismo, se le impuso el pago de una multa e indemnizar con las cantidades que se determinen a las entidades financieras.

El acusado se mostró de acuerdo con los hechos por los que estaba acusado por el ministerio fiscal, al igual que su letrado, por lo que la sentencia se dicta de conformidad.

Consulta aquí más noticias de Málaga.