El cuarto encierro de los Sanfermines 2016 ha arrancado puntualmente, a las 8 horas, después de los tres tradicionales cánticos de los mozos a San Fermín y ha durado dos minutos y 30 segundos. Ha sido relativamente limpio, a pesar de los avatares y las múltiples caídas que ha habido.

Tras el sonido del cohete, la manada ha salido de los corrales encabezada por los mansos, como suele ser habitual, y con los toros siguiendo su estela. A pocos metros de la Cuesta de Santo Domingo, tres astados han cogido la delantera, uno de los cuales se ha resbalado, pero enseguida ha cogido el ritmo.

Ya llegando a la plaza del Ayuntamiento, uno de los bureles ha protagonizado un incidente en la parte derecha con un mozo, que ha caído, pero al que no ha corneado. La manada ha llegado estirada a la curva de Mercaderes, en la que uno de los toros ha resbalado junto a un corredor, mientras que sus cinco hermanos la han salvado sin problemas.

En Estafeta, los seis toros de la ganadería salmantina han ido de forma bastante compacta, y pese a la presencia masiva de corredores, que ha provocado muchas caídas y trompicones, incluso de alguno de los astados, se ha podido ver alguna bonita carrera por parte de los mozos.

Al ir llegando a Telefónica la manada se ha ido abriendo más, y al igual que a lo largo de todo el recorrido, también se han visto bastantes caídas y ha sido bastante atropellado. Incluso en la entrada del callejón se ha formado algún pequeño montón.

Los astados han ido entrando al coso de la Plaza de Toros, donde uno de los astados ha provocado momentos de peligro en la parte izquierda de la plaza y ha podido empitonar a algún mozo.

Los seis astados serán lidiados a las 18.30 horas por los diestros Curro Díaz, Iván Fandiño y Juan del Álamo.

Consulta aquí más noticias de Navarra.