Los vecinos de La Punta se mostraron ayer aliviados al ver que, tanto la Policía Local como los servicios sociales del Ayuntamiento, visitaron los tres asentamientos de rumanos del camino Caminot. La visita era para ofrecerles albergues y asistencia sanitaria. Los campamentos se plantaron hace año y medio, y los vecinos han pedido en reiteradas ocasiones que los desmantelen por los contínuos robos que sufren.La Policía también parece que se ha puesto las pilas contra los menores que sisan por el centro y la avenida del Puerto. Ayer, identificó a dos; y el domingo, a otros tantos para tratar de disuadirlos.