El Tercio de Melilla celebró los 87 años de La Legión
La sobriedad que caracteriza a La Legión presidió el acto. ÁNGEL DE JESÚS

El Tercio ‘Gran Capitán' I de la Legión de Melilla celebró ayer el 87 aniversario de la fundación de este cuerpo de elite del Ejército español. Fue en un acto lleno de sobriedad, que estuvo presidido por el segundo jefe de la Comandancia General de Melilla, Luis Miguel Largo, y el presidente de la Ciudad Autónoma, Juan José Imbroda.

El acto se inició con el paso de revista a cargo del segundo jefe, tras lo que se dio lectura al Real Decreto de fundación de la Legión y se procedió a la imposición de condecoraciones y a la entrega de premios y reconocimientos a varios caballeros y damas legionarios. Asimismo, se llevó a cabo el tradicional nombramiento del caballero legionario de honor, que en esta ocasión recayó en el comandante del Cuerpo Jurídico Militar José Antonio Palau.

Es el espíritu legionario el que nos impulsa al trabajo constante, a la insatisfacción permanente con lo realizado

También hubo una alocución del coronel jefe del Tercio ‘Gran Capitán' I de la Legión, Carlos Díaz del Río, quien recordó que "la fecha de esta conmemoración, 20 de septiembre, está ligada al alistamiento del primer legionario, mostrando de forma contundente y como una declaración de principios la primacía que se concede en La Legión al elemento humano de base".

Además, aseguró que "es el espíritu legionario el que nos impulsa al trabajo constante, a la insatisfacción permanente con lo realizado, a la continua búsqueda de la perfección como único medio de conseguir el éxito. Es el que nos estimula diariamente para ejercitarnos tratando de mejorar nuestras técnicas y procedimientos".

Reestructuración con el menor coste posible

En su discurso, el jefe del Tercio hizo una referencia al proceso de transformación que vive el Ejército: "Hace un año en este mismo patio y en similar ocasión, os anunciaba que el proceso de transformación del Ejército imponía cambios en la organización de este Tercio.

Estad seguros de que esos cambios se han diseñado y se ejecutarán con el menor coste posible de personal". No obstante, apeló al espíritu legionario para pedir a sus subordinados "vuestra comprensión y vuestra cooperación para culminar los cambios de forma modélica, sabedores de que el único objetivo es lograr una unidad más eficaz, capaz de estar permanentemente preparada para cumplir los cometidos que la sociedad, a la que servimos, nos exige".

Tras el recuerdo a los que dieron su vida por España, y después de interpretar el Himno de la Legión, las tropas desplegadas en la formación cerraron el acto con un desfile a pie y motorizado, en el que también participó la mascota del Tercio.

CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MELILLA