«Cuatro policías me pegaron y me sacaron a rastras de mi casa»
Bartolomé Laguna, con una muleta, muestra el parte de lesiones. (Almena)

Bartolomé Laguna, de 75 años, lleva cuatro días viviendo de la caridad de sus amigos. El peregrinaje de este anciano comenzó hace cuatro días cuando la Policía Nacional y la Judicial acudieron a su domicilio para ejecutar una orden de desahucio.

«El juez me había dicho que me tenía que ir de la casa, pero no tenía dónde, así que pensé que si pagaba el piso por el banco no podrían echarme», afirma. La sentencia, sin embargo, era firme y la Policía acudió la mañana del lunes, día 17 de septiembre, a la calle Crucero de Baleares para hacer su trabajo.

Bartolomé no estaba cuando llegaron los agentes, por lo que la Policía comenzó a romper la cerradura para que la propietaria del piso pudiera entrar. «Entonces fue cuando regresé de la compra y me encontré el pastel. Empecé a llorar, a lo mejor dije algo que no debiera... no sé. Sólo recuerdo que los cuatro policías nacionales comenzaron a pegarme y me llevaron a la comisaría».

Desacato a la autoridad

Este hombre de 75 años pasó, según la denuncia que presentó al día siguiente en el juzgado, «24 horas detenido. Tuve que ir a Traumatología donde los médicos me curaron». El parte de lesiones del facultativo de guardia dice que presenta hematomas en las manos y la cara, así como en la cabeza y cadera.

Los agentes de la Policía  también han denunciado a Bartolomé por desacato y resistencia a la autoridad. «¿Qué resistencia?, si hace un mes que salí del hospital por una operación de cadera y camino con muletas», se pregunta.

La Policía no ha querido hacer declaraciones, y Bartolomé sólo quiere que le dejen entrar en su antigua casa «para coger mi ropa y mis cosas, que llevo 4 días sucio».