Todo apunta a que es el del desaparecido de Tudela. La Guardia Civil localizó ayer el cuerpo sin vida de un hombre en un pinar de la Pedraja de Portillo. Tenía un cinto alrededor del cuello y estaba oculto con el tronco y las ramas de un árbol caído, informó el Instituto Armado.

Las primeras hipótesis apuntan a que podría tratarse del joven de 34 años, vecino de Tudela, que desapareció el pasado 21 de mayo. El cadáver ha sido hallado en una zona cercana a donde se encontró en su día el vehículo y sufre una descomposición lógica por el paso del tiempo. Además coincide la vestimenta, pantalón vaquero azul, suéter a rayas blancas y grisáceas, cazadora azul y playeras. Para confirmarlo habrá que esperar al resultado de la autopsia.