La Generalitat pide una pena mayor que la Fiscalía. El padre de Claudia, la niña que sufrió heridas muy graves en abril como consecuencia de los supuestos malos tratos de sus progenitores en Salou, se enfrenta ahora a una condena de diez años de cárcel.

Ésta es la pena solicitada por la Generalitat, que ha pedido ocho años por dos delitos de lesiones y dos más por otro delito de violencia habitual. La Fiscalía, en cambio, había pedido cuatro años por lesiones.

El padre de Claudia debe permanecer en la cárcel, ya que la Audiencia ha rechazado el recurso de apelación contra la prorrogación de la prisión provisional.

Desde junio, Claudia está bajo la tutela de la Dirección General de Atención a la Infancia y la Adolescencia.