Los 5.000 empleados auxiliares de la sanidad privada de la provincia han lanzado un ultimátum a la patronal –a través de los sindicatos CIG, UGT y CC OO– para renegociar el convenio laboral. Si antes de la primera semana de octubre no hay negociaciones, los trabajadores iniciarán «encierros, huelgas y lo que sea necesario», dicen.