Advierten de un verano "de altísimo riesgo" de incendios forestales por seco y caluroso

  • Un informe de la organización WWF denuncia que los grandes incendios forestales en España son ahora más devastadores.
  • La falta de inversión en prevención de incendios, el cambio climático y los usos del suelo aumentan las condiciones de peligro, aseguran.
  • El informe señala a Cataluña, Comunidad Valenciana y País Vasco como las Comunidades con peor planificación de los riesgos.
Incendio forestal
Incendio forestal
EUROPA PRESS

El 65% de los incendios que se producen en España se apagan en la fase de conato, antes de que las llamas recorran una hectárea de terreno. Esto demuestra la eficacia del sistema de extinción de incendios, según destaca WWF en su último informe sobre incendios forestales en el que, sin embargo, denuncia que "la prevención" es la asignatura pendiente y alerta de que todo apunta a que este sea "un verano de altísimo riesgo de incendios: seco y caluroso".

El informe 'Dónde arden nuestros bosques' (PDF) asegura que en la última década el número de fuegos se ha reducido un 37%, si bien considera que casi 13.000 siniestros de media al año continúan siendo "una cifra demasiado alta", sobre todo porque el 96% son provocados por el hombre. En número de hectáreas, entre 2006 y 2015 ardieron en España 98.800 al año de media, una reducción del 20% con respecto a la década anterior y de hasta un 55% con respecto a hace dos décadas.

A pesar de estas reducciones, los investigadores consideran que las proyecciones del cambio climático y del uso de suelo en España incrementarán las condiciones de peligro y las de riesgo de incendios, tanto en frecuencia como en intensidad y la ONG llama a "cambiar con urgencia el enfoque de la lucha contra los incendios". WWF defiende que hay que invertir en prevención (planificación y gestión territorial para crear paisajes menos vulnerables al paso del fuego) en un momento en el que la Administración invierte un 80% de su presupuesto en extinción y un 20% en prevención.

La ONG centra su preocupación en unos pocos siniestros cada año en los que se quema la mayor superficie forestal, tendencia que se acentúa. Son los llamados GIF (Grandes Incendios Forestales), que si  hace dos décadas eran responsables del 27% de la superficie afectada, entre 2006 y 2015 ese porcentaje aumentó al 37%. WWF denuncia un "insuficiente" esfuerzo en materia de "prevención" y el "abandono de los montes".

Los GIF, la bestia negra de los incendios

Un GIF es aquel incendio forestal que supera las 500 hectáreas afectadas de forma virulenta. Entre 1996 y 2005 en cada GIF ardían 1.375 hectáreas de media. Esta cifra se ha incrementado un 25% en la última década hasta alcanzar las 1.774 hectáreas, según denuncian los ambientalistas. En 2015 los GIF fueron "especialmente destructivos" ya que quemaron de media 2.631 hectáreas, lo que supone un incremento del 48% respecto de la media del decenio. En apenas 15 incendios se quemó el 38% de la superficie y en solo tres ardió el 80% de la superficie quemada en GIF: en Quesada (Jaén), en Luna (Zaragoza) y en Acebo (Sierra de Gata, Cáceres).

En función de su frecuencia de 2001 a 2015, WWF ha registrado las Comunidades Autónomas con mayor riesgo de grandes incendios forestales. Destacan por porcentaje de grandes respecto al total de siniestros Canarias, Comunidad Valenciana y Castilla y León. En número total de GIF el ranking lo lidera Castilla y León (90), seguida de Galicia (86) y de lejos ya Andalucía y Extremadura (35). Solamente La Rioja se está librando de grandes incendios forestales este siglo. De todas, Galicia fue, con 90.280 fuegos, la región que más siniestros sufrió.

El informe también estudia el grado de preparación de las Comunidades para afrontar la campaña de este verano que prevén "de altísimo riesgo de incendios". WWF cree que el impacto de estos grandes incendios forestales podría reducirse en gran medida detectando cuáles son las Zonas de Alto Riesgo de Incendio (ZARI) en las que "la disponibilidad de masas forestales favorece la velocidad y virulencia de las llamas, dificultando el acceso y el ataque de los dispositivos de extinción y poniendo en serio riesgo su seguridad". La ley exige que se identifiquen estas zonas para su especial protección.

La prevención, por Comunidades

Sin embargo, WWF asegura que 13 años después de aprobada esta norma, no todas las Comunidades han identificado las zonas de riesgo de incendios en sus territorios y las que lo han hecho no han usado "criterios homogéneos" lo que dificultaría su protección.

Según el mapa elaborado por WWF, Cataluña, Comunidad Valenciana, Navarra, el País Vasco y la Rioja no han identificado las zonas de riesgo de incendio en sus territorios, o están mal identificadas. Mientras, Cantabria, Castilla-La Mancha, Aragón, Castilla y León, Murcia y Extremadura las han identificado, pero no han hecho público con qué criterios. Por su parte, Galicia, Asturias, Madrid y Andalucía sí las han identificado coherentemente, aunque sus planes de prevención están en fases preliminares de aprobación.

La organización ecologista pide crear un grupo de trabajo específico sobre estos incendios, cartografiar los puntos críticos y elaborar planes específicos de prevención homogéneos "que vayan más allá de acciones de apoyo a la extinción" y busquen la rentabilidad del monte.

Por otra parte, las predicciones del cambio climático en España, con periodos de fuertes sequías y olas de calor frecuentes, menos días con precipitaciones y un aumento de la temperatura global, hace que se incrementen los días de riesgo de incendios hasta en "seis semanas al año", según los autores del informe de WWF.

La organización ecologistas elabora cada año un mapa interactivo con los grandes fuegos, éste es el que está operativo para 2016:

Mostrar comentarios

Códigos Descuento