Las expropiaciones retrasarán el proyecto estrella de los próximos años en Santiago. Los múltiples propietarios de fincas se resisten a dejar la zona y no están de acuerdo con los precios por metro cuadrado. Varios dueños ya han puesto el caso en manos de un bufete de abogados por lo que será difícil concluir la obra en 2009.