En un artículo de opinión, el expresidente del Gobierno Felipe González, asegura que el Partido Socialista "tiene que aceptar el diálogo que le ofrece el candidato del PP, aun dejando claro que no tiene intención de formar parte de una coalición", porque "no puede haber unas terceras elecciones".

González, que presidió gobiernos desde 1982 a 1996, asegura en su artículo en El País que a estas alturas de su vida antepone los intereses de España a otros. En su análisis de la situación considera que la solución pasa por que "haya una investidura para España, teniendo en cuenta que no hay una mayoría alternativa coherente para hacerlo, pasa por un Gobierno del PP o encabezado por el PP".

Estas declaraciones llegan solo unas horas después de que algunos barones socialistas, como Miquel Iceta o Francina Armengol, advirtieran de que si Mariano Rajoy no tuviera éxito en su intento de buscar los apoyos necesarios para gobernar, el candidato socialista Pedro Sánchez podría intentarlo.

El expresidente González considera, sin embargo, que "no se trata ahora de preguntarse por el resultado electoral, sino de aceptarlo democráticamente y asumir el lugar en el que cada uno ha quedado". A su juicio, el PSOE "ni puede ni debe entrar en coalición con el PP", sino que "tiene que ocuparse de reconstruir su propio proyecto como alternativa al PP con vocación de mayoría".

A Rajoy le conmina a salir "definitiva e irreversiblemente del 'modo reposo' porque la táctica de esperar y ver, posterior al 20 de deiciembre, se agotó". González recuerda que "más de la mitad del periodo democrático (España) ha sido gobernada por Gobiernos minoritarios". Dice que el presidente en funciones tiene "la obligación ineludible de ponerse a trabajar en serio". Y lanza el mensaje de que "sería deseable que de esta investidura saliera un Gobierno capaz de tomar decisiones inaplazables como unos Presupuestos condicionados por los compromisos con Bruselas".