«Cuando te separas, no dejas de ser padre, pero sí para Hacienda, por lo visto». Isidro Fresneda se queja de lo que considera una injusticia: no puede desgravarse por su hijo en la declaración de la renta por estar separado, aun pagando parte de la manutención. Él y «muchos más padres» de la asociación Custodia Compartida Ya! están recibiendo escritos de la Agencia Tributaria en los que se les revisan las declaraciones de renta de 2006. «Nos dicen que sólo tiene derecho a desgravarse por los hijos quien tenga la custodia», explica. Desde Hacienda lo niegan y aseguran que la ley de 2006 les permite desgravarse incluso por la hipoteca del domicilio conyugal, aunque no vivan allí.