veterano incombustible
Miguel Bosé conquistará a sus fans, jóvenes y maduras, en la noche de Altea.
Miguel Bosé ya no es el jovencito rubio que bailaba Don diablo, ha dejado sus famosas faldas pantalón y ha evolucionado, tocando distintos géneros musicales. Pero todas sus etapas están marcadas por un estilo propio inconfundible impuesto por su voz y su peculiar forma de bailar.

A sus 51 años, Miguel Bosé ya lleva 30 sobre los escenarios y lo ha celebrado de dos maneras: con un disco de sus mejores éxitos, interpretados junto con amigos de la talla de Paulina Rubio, Julieta Venegas o Alejandro Sanz, y con el Papitour 2007, una gira que lo ha llevado por toda España y América Latina y que hoy pasa por Altea.

En el show, Miguel estará acompañado por cinco músicos y dos coristas. En las más de dos horas de concierto interpretará 35 canciones, que irán desde Linda, Nena, Don diablo o Superman hasta Sevilla, Morena mía, Amante bandido, Nada particular, Te amaré o Los chicos no lloran.

Aunque este verano el cantante ha tenido que suspender algún concierto por problemas de garganta, ya está en plena forma y promete darlo todo. Queda Bosé para rato.

* Mañana, a partir de la medianoche en el Recinto Deportivo de Altea. Plaza del Mercadillo. La entrada es gratis.

Nominado a los grammy

El cantante madrileño ha sido nominado en tres categorías a los Grammy Latinos, galardones a los que también aspiraban artistas como Ana Belén, Alejandro Sanz, Iván Ferreiro, José Luis Perales, La Quinta Estación y Jarabe de Palo. Compite en las categorías de mejor álbum pop masculino, álbum del año y mejor grabación del año.