José Saura y Juan Antonio Illán
José Saura y Juan Antonio Illán CÁRITAS

Cáritas Diócesis de Cartagena atendió en 2015 a 81.484 personas en situación de pobreza y exclusión social la Región de Murcia, haciendo especial hincapié en las familias y en la infancia, ya que, según un estudio de Cáritas "8 de cada 10 personas en situación de pobreza y exclusión ya vivieron esa situación en la infancia".

Por ello, ha explicado el secretario general diocesano, Juan Antonio Illán, desde Cáritas se está luchando para evitar que la pobreza y la exclusión social se haga crónica y, además, se herede.

Hay que tener en cuanta, que el 52 por ciento de los hogares atendidos el año pasado tenían menores a cargo, y, además, se han destinado más recursos a la atención más básica como es la alimentación o gastos de la vivienda. Esta partida ha consumido gran parte del presupuesto (más de 2,5 millones de euros directos de Cáritas Diocesana más otros 2 las parroquiales).

Pero esto no es suficiente, ha explicado el director Diocesano, José Saura, quien ha destacado la importancia de llevar a cabo programas de acompañamiento, ya que si no se articulan procesos de acompañamiento a las familias "no se va a poder romper el círculo de pobreza".

La promoción y la protección de la infancia y la juventud es un pilar fundamental en la acción de Cáritas Diócesis de Cartagena, que cuenta con 18 proyectos específicos que inciden en el apoyo del ámbito educativo, en la promoción de un ocio y hábitos saludables, y en favorecer un desarrollo psicosocial adecuado y se han invertido 1.564.659,2 euros.

Pero esta tarea de apoyo y cuidado de la infancia no puede entenderse sin una tarea específica de cuidado y apoyo a la familia. "La pobreza se hereda, por eso un niño de hoy que viva en pobreza, es un adulto que en el futuro vivirá en pobreza", ha insistido.

El resto de programas ofrecen servicios de carácter más especializado atendiendo a las necesidades concretas de cada individuo con el fin de promocionar y conseguir el desarrollo integral de los que se encuentran en situación de pobreza y exclusión social.

MEMORIA 2015

En la Memoria de 2015, presentada este miércoles, refleja que el 22 por ciento de las personas atendidas en las Cáritas Parroquiales acudían por primera vez, y un 42 por ciento en los programas especializados; mientras el 44 por ciento llevan acudiendo desde hace más de tres años y un 7 por ciento a los programas especializados.

Durante el último ejercicio Cáritas Diocesana invirtió un total de 7.451.602,15 euros (un 6,20 por ciento más que en 2014) en los distintos proyectos y servicios de ayuda.

El informe de actividad confirma la tendencia de años precedentes en lo que se refiere al apoyo recibido por parte de los donantes y colaboradores privados como de la Administración pública.

De los 7 millones y medio invertidos en 2015, 4.521.935 euros (el 58 por ciento del total) proceden de aportaciones privadas (donantes, empresas e instituciones legados y herencias) y 3.233.804 euros (el 42 por ciento) de fondos públicos (Administración local, Autonómica, Central y Fondos Europeos).

Los datos muestran el gran compromiso solidario de socios, donantes, empresas y contribuyentes que como ha asegurado el secretario general Diocesano, Juan Antonio Illán, "es un compromiso social que nos impulsa a seguir avanzando en la ayuda a los más frágiles y en la defensa de sus derechos", a lo que ha añadido que "los ciudadanos murcianos son conscientes de la dura realidad que muchos de nuestros hermanos están atravesando y no dudan ser más solidarios para intentar ayudar a esta institución en su labor socio-caritativa".

MUJERES INMIGRANTES

En cuanto al perfil de las personas que el pasado año se acercaron Cáritas en demanda de ayuda, se siguen equiparando los ciudadanos españoles (48 por ciento) e inmigrantes (52 por ciento), con un

predominio claro de mujeres (62 por ciento) frente al 38 por ciento de hombres.

De esto se extrae que los participantes que acuden directamente a Cáritas son principalmente mujeres casadas con menores a cargo entre los 25 y 49 años, con estudios primarios, en situación de activo desempleado (parados).

El acompañamiento y el desarrollo integral de las personas en situación de vulnerabilidad ha sido el eje central de la acción de esta institución. Un trabajo que ha sido posible gracias a la participación desinteresada de cerca de 2.000 voluntarios y de los 197 agentes contratados, que se han implicado en las necesidades, sufrimientos, pero sobre todo en las posibilidades y capacidades de quienes menos tienen.

"Creemos en las potencialidades de las personas y con nuestra labor tratamos de descubrir, a los que sufren la pobreza y la exclusión, nuevos caminos de ser y actuar, potenciando su autonomía, convirtiéndolos en la piedra angular de sus vidas y en motores que provoquen su propio cambio social y el del entorno en el que se mueven", ha explicado José Saura, director Diocesano.

En total, 847 personas han participado en itinerarios personalizados de inserción laboral, de los cuales, y gracias al programa de Empleo Diocesano, 281 personas han accedido a un empleo durante 2016 y 260 han mejorado su formación a través de las 20 acciones formativas desarrolladas.

Para llevar a cabo este programa Cáritas ha contado con 79 voluntarios y se han invertido 474.144,39 euros.

La puerta de entrada de esta institución, generalmente se produce en las 151 Cáritas Parroquiales repartidas por toda la geografía Regional, siendo el

programa de Acogida, Atención primaria y acción de base, el que cubre necesidades básicas y de urgencia, invirtiéndose un total de 2.500.792,04 euros.

Consulta aquí más noticias de Murcia.