Participantes en la jornada
Participantes en la jornada EUROPA PRESS

Así lo han señalado el economista jefe para España de BBVA Research, Miguel Cardoso, y el director Territorial Norte de BBVA, Peio Belausteguigiotia, que este miércoles han presentado, en un desayuno organizado por BBVA y Diario 'La Rioja', el informe económico 'Situación La Rioja' elaborado por la entidad.

El servicio de estudios de BBVA calcula que la economía regional creció a un ritmo del 0,8% t/t en el segundo trimestre de 2016, muy cercano al 0,9% de los primeros tres meses del año, según el modelo MICA-BBVA La Rioja. Además, las medidas adoptadas por el Gobierno de La Rioja deberían ser suficientes para cumplir este año con la meta de déficit del 0,7% del PIB regional.

El informe dice que "este incremento se basa en la demanda interna, con el consumo privado que sigue creciendo y la inversión privada aumenta, mientras crecen las ventas en el mercado inmobiliario avanza en ventas, con lo que continúan algunos de los soportes que han favorecido el crecimiento de la actividad regional".

En el exterior, "se han rebajado las probabilidades de hacer frente a una recesión global", si bien se mantienen "factores de riesgo", especialmente, el 'Brexit', "que, si bien se tienen que negociar las condiciones de salida del Reino Unido de la UE, podría tener un impacto reducido en la economía española y limitado en la europea, más para la británica".

En el caso riojano, hay que tener en cuenta que el país "es el principal destino de las exportaciones de vino de Rioja" y, una incluso posible "recesión" en la economía británica podría dar lugar en este sector "a que se viera reducida la demanda o, ante una depreciación de la libra, con sus márgenes reducidos para tratar de mantener cuota de mercado".

Cardoso se ha referido al déficit público español y al margen de maniobra ante Bruselas que podrá tener el futuro gobierno, y, además de reclamar a las administraciones "que tengan un plan creíble sobre como se va a reducir el déficit público teniendo el minimo impacto posible sobre la actividad económica".

Con todo, ha augurado que "si se cumplen las previsiones que tenemos, el déficit podrá quedar en torno al 3% sin medidas potentes". De este modo, "de darse estos nuevos objetivos, no serían impedimentos a la recuperación, aunque eso no quita para que, en el futuro, tengan que tomarse medidas adicionales a medio y largo plazo".

MÁS DATOS.

El informe 'Situación La Rioja' indica que el Gobierno regional cerró 2015 con un déficit del 1,1% del PIB. Se llevó a cabo una política fiscal más expansiva que en el año anterior, e impulsó el crecimiento de los consumos intermedios, la remuneración de asalariados y la inversión. Todo ello condujo a un incremento del gasto primario que sólo se vio parcialmente compensado por la mejora del PIB nominal y la disminución de la carga de intereses.

Los presupuestos aprobados para 2016 y algunas medidas de contención aprobadas suponen una política fiscal menos expansiva que la realizada en 2015, confiando la disminución del déficit a una mejora de los ingresos soportada por la recuperación económica.

Los datos conocidos hasta abril del presente año apuntan a una desaceleración en el crecimiento del gasto, propiciada tanto por la caída de los intereses de la deuda, como por un menor impulso al gasto de inversión. Por tanto, si se mantiene un estricto control del gasto podría reducirse el desequilibrio en las cuentas autonómicas hasta el 0,7% del PIB a finales del año en curso.

Por otro lado, la recuperación de la inversión privada se observa en la importación de bienes de equipo, que supera los niveles pre-crisis en la región, a diferencia de lo que ocurre con la inversión no residencial.

Ello es consistente con la solidez mostrada por las exportaciones: tras crecer un 0,4% el año pasado en términos reales, su crecimiento se aceleró hasta el 4% de crecimiento trimestral medio en la primera mitad de este año, gracias al dinamismo del sector alimentación (ex tabaco) y bienes de equipo. En este sentido, el Informe señala que en 2015 La Rioja fue, junto con Cataluña, la única región española que creció tanto en precio medio como en volumen de vino exportado.

7.000 EMPLEOS EN EL BIENIO.

El servicio de estudios de BBVA Research calcula que a finales del bienio 2016-2017 podrían crearse 7.000 puestos de trabajo en la comunidad. De este modo, se enlazarían cuatro años consecutivos de crecimiento económico. Con todo, al final del periodo el nivel de empleo será aún un 7,2% inferior al alcanzado en el primer trimestre de 2008. 2017 podría cerrarse con una tasa de desempleo cercana al 9,9%.

El número de afiliados a la Seguridad Social en La Rioja se incrementó a tasas anuales del 3,1% en 2015. Estos datos suponen el mayor crecimiento desde 2006 y sitúan a la región en torno a la media de crecimiento en España.

La incidencia del paro de larga duración se ha igualado en La Rioja y en España: alrededor del 43% de los desempleados llevan más de dos años en dicha situación.

LOS RETOS.

Tener certeza sobre los factores como la regulación, la política impositiva o las expectativas de gasto público es imprescindible para que familias y empresas puedan llevar a cabo sus decisiones de gasto. A pesar de que la actividad no presenta un deterioro significativo como resultado del incremento observado de la incertidumbre, ello no significa que no esté teniendo un impacto negativo sobre el empleo y la inversión.

Si bien La Rioja muestra una propensión exportadora similar en bienes a la media española, la región presenta una de las mayores proporciones de empresas exportadoras por cada mil habitantes. Según BBVA Research, la economía de La Rioja debería seguir dirigiendo una mayor proporción de su actividad hacia la demanda externa y, para ello, es fundamental que la empresa riojana gane en tamaño. Ello precisa de mejoras en la regulación, y en el capital humano, el nivel educativo.

La capacidad que muestren las instituciones para crear políticas activas de empleo resultará fundamental para el crecimiento potencial de la región en el medio y largo plazo, teniendo en cuenta que la evolución demográfica de La Rioja constituye un reto estructural: existe una pirámide poblacional algo más envejecida y un saldo neto migratorio negativo desde 2009 con el resto de España y con el extranjero.

Además, es necesario que se realice una rápida adopción de las nuevas tecnologías que permitan la mejora de la competitividad regional a la denominada cuarta revolución industrial. De esta forma se podrá cerrar el diferencial negativo existente con otras regiones españolas y con las de los países mejor posicionados en este apartado.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.